lunes, 21 de diciembre de 2015

UNA DÉCADA



























Cuando llegaste, eras como el vino tinto y la miel,
y tu sabor me quemó la boca con su dulzura.
Ahora eres como el pan de la mañana,
suave y agradable.
Casi no te paladeo del todo porque conozco tu sabor,
pero estoy completamente nutrida.




LA LÁMPARA DE LA VIDA

Siempre estamos persiguiendo una luz,
y siempre la luz se aleja. Con las manos a tientas
nos estiramos hacia esa gloria, mientras las tierras
que atravesamos se ocultan a nuestra vista,
oscuras y misteriosas, plegadas en la noche profunda.
No nos importa, toda nuestra mayor necesidad
no exige más que luz, ¡la luz! Tan quieta permanece
pero seguramente será nuestra si ejercemos nuesto poder.
¡Tonto! Nunca podrás captar ese destello fugaz,
su llama brillante moriría si fuese capturada,
su vigencia es siempre aparente,
pero sólo un poco más al frente. Consternados,
pero iluminados siempre desde adelante, somos llevados
por nuestro camino desconociéndolo, como en un sueño.



Amy Lowell 



(Traducción: Miguel Grinberg)



(Versión NO bilingüe)




Amy Lowell (Brookline, 1874-1925) Poetisa y crítica norteamericana. Perteneciente a una familia rica, fue educada en colegios privados, pero nunca asistió a  la Universidad dado que su familia no consideraba esa actividad como apropiada para una mujer. Pero compensó sus afanes culturales con amplias lecrturas y un casi obsesivo coleccionismo de libros.  Tuvo amplia vida social y viajó intensamente desde muy joven. A causa de un mal funcionamiento glandular, engordó desmesuradamente, lo que le obligó muy pronto a una verdadera reclusión en su finca, desde donde gobernaba a su personal y a sus editores despóticamente, fumaba cigarros negros y puteaba como un hombre. Dormía de día, trabajaba de noche e hizo todo lo posible para triunfar como poeta, a partir del día -en 1902- en que descubrió que la poesía era su "modo natural de expresión", inspirada por una actuación de la diva Eleonora Duse, en Europa.  Pero esta mujer de poderosa personalidad, terror de los editores, cuyos artículos críticos hacían ley y que osó atacar al célebre Ezra Pound, el padre del imaginismo, no tuvo el reconocimiento en vida que hubiera merecido; su gloria fue póstuma: Recibió el premio Pulitzer de poesía en 1926.   Sus principales colecciones son: Cúpulas de vidrios multicolores (1912), Hojas de espada y simientes de amapola (1914), Hombres, mujeres y fantasmas (1916), Imágenes de un mundo flotante (1919), Una fábula crítica (1922), Viento del este (1926). Entre las obras en prosa de Amy Lowell cabe mencionar sus estudios críticos y literarios: Seis poetas franceses (1915), libro que trata de la poesía de Verhaeren, Samain, Gourmont, Jammes y Fort, y su "magnum opus", la biografía de su poeta preferido, John Keats, publicada en el año 1925.