viernes, 14 de octubre de 2016

AUTORRETRATO

















el no dueño de sí mismo deambula pobre 
desnudo 
y no hay luna

en las calles del barrio cubista 
el que nunca fue dado a nacer llora 
por las heridas que no se ha infringido aún
(ah vientres de samurais amados!) 
el alma se le torna alcohol de arroz

y ninguna lectura profana lo rescata
y ningún tren sagrado lo lleva a alguna parte
ya no viaja ya no ríe
ya no prende la lámpara marrón

deja (ya su mente en blanco) 
que la humana miseria existente
lo doblegue lo curve
lo separe de su signo en el zodíaco

la náusea y su débil pie izquierdo
lo obligan a dormir en un hueco ocre
sobre finales del siglo

está 
ahora a la hora dos
húmedo y con fiebre
en la tierra de las pesadillas 
allí donde todo es color beige

grita 
dormido 
las noticias más amarillas
alarido mal vocalizado tiene
vuela espantada un ave nocturna

secuestrado permanece
por los shamanes de la noche 
y nunca hay quien lo despierte

piadosamente lo despierte
(la voz de la madre perdida...)
nadie que lo libere le diga:
    “hijo... ya está bien ya pasó...” 

con los ojos rojos en un sol rojo 
mucho más cansado se levanta
siempre!
siempre ha sido peor dormir!

un paño frío se merece su frente

...no lo acunó la luna llena 
al vagabundo de las letras
la muerte... 
se lo estuvo cojiendo toda la noche.




Héctor Urruspuru






Héctor Urruspuru (Buenos Aires, Argentina, 1956). Poeta y animador cultural; ha editado "Breviario. Ha sido publicado en diversas antologías como la de Poesía Argentina año 2000 de la UBA, con selección y prólogo de Marcela Crocce y en una antología de la SADE Filial Noroeste Bonaerense, también en revistas literarias como Diario de Poesía y La Guacha. Buenos Aires. Integró, desde fines de la década de 1970, el grupo de poesía oral “La Bestaba”, junto a los poetas Sergio Breccia, Roberto Fiorenza y Ricardo Giménez, con el cual realizaron innumerables recitales poéticos. En el año 1996, con Rodolfo Edwards, fundó “La yilé en el tobogán” que tuvo tres versiones: radial, ciclo literario y revista. En un sótano del barrio de San Telmo, llamado “El Arcángel”, “La yilé en el tobogán” realizaba, una vez por mes, unas extravagantes tertulias, poco usuales para la época, donde se proyectaban films bizarros de Russ Meyer y John Waters, mientras los poetas invitados desfilaban sobre el escenario. Aquellas noches solían terminar en un baile comunitario, bajo luces psicodélicas y una estruendosa música que se disparaba desde la cabina de un disc-jockey. Unos años más tarde, Urruspuru armó “Maldita Ginebra”, una peña literaria sui generis, que se reúne religiosamente todos los viernes, después de medianoche, desde hace 12 años en el barrio del Abasto.