miércoles, 12 de octubre de 2016

CUERPOS RECIÉN AMADOS






















Si hay algo que quisiera decir, antes de que la naturaleza me vuelva síntesis
                                          (trazos de carbonilla),
es que amo, profundamente, el olor de los cuerpos recién amados;
y la falta de orden en tu pelo y en tus gestos,
que quién sabe de qué alturas vienen bajando.

Si hay algo que quisiera escribir 
                           (dulce patrimonio de lo que es gemido)                             

                            
                                             (confesar)
es que soy un pintor y un músico fracasado. (Sí).
Sin embargo, la levedad azul de tu espalda en el cuarto,
es canción en cuerdas de acero y un aguafuerte desmesurado;
y generan, el camino... demoradamente largo
                                  de tus piernas desnudas que van,
                                  de la cama perfumada al espejo del baño.

Naturaleza y síntesis, entonces. Carbonilla y trazos.
Quebrado amanecer de miel. Ruta solitaria.
Que seguramente no seré de tí, ni memoria de a ratos.
Pero hay,
hay algo que quisiera decir
(deliberada criatura de azúcar y cabellos despeinados);
y es, que amo... profundamente...
                         el olor de los cuerpos recién amados.




Héctor Urruspuru (Buenos Aires, Argentina, 1956)