sábado, 17 de abril de 2021

LA LÍRICA (2020)


 















Luce, calma et volupté*

 

El hombro desnudo de una mujer es lo único impúdico
en el restaurante, pero nadie lo ve, excepto un hombre que
     tiene el pelo nevado
y un corazón que se aleja cada vez más de la simple
     simulación de la vida.
El resto son conversaciones que no tendrán memoria.
Ni siquiera los hombres en esa mesa, alrededor de la mujer,
recordarán las palabras, pero tampoco ven
la lúbrica atracción del hombro desnudo. Para el hombre
cano es la única galaxia en el local, como aquellas
hacia las que vuela su corazón. La mujer no está probablemente
más que a la altura de sus acompañantes, que visten camisas
claras y se ven desenvueltos y tostados. Es verano
y el hombro de la mujer es lo único blanco, puro, aunque
     sean claras las camisas.
Esos hombres distendidos hablan de negocios
o de fútbol, con la tranquilidad de quien está de vacaciones.
Ella no es más que portadora. Su cabeza limitada a la de esos
     hombres
nada importa. El romanticismo ha invadido las venas
del hombre cano. Sabe que eso es perdición.
Que yacer junto a una galaxia casi sin pensamiento
es la perdición de cualquier hombre. Salvo los que no ven
     la galaxia,
     sino el sexo húmedo y fresco.
Esos hombres no tienen ya idea de la demoledora belleza
y su vacío ensordecedor.
Pero el hombre cano se ha ido hace tiempo.
Ya nada perdería con dormir junto a la galaxia y su sexo,
una noche y otra, y desayunar sin hablar,
y cenar solo, como ahora, en el restaurante.
 
* Henri Matisse, 1904.
 
(Del libro: Poesía reunida,
Ediciones en danza, 2020)
 
Jorge Aulicino (Buenos Aires, Argentina, 1949)
 
 
Pueden LEER la biografía en entrada anterior del autor (Nota del administrador).

 


No hay comentarios: