viernes, 18 de febrero de 2011

He escuchado...




HE ESCUCHADO silenciosamente
los ruidos de las ramas, las hojas
en el sol. ¿Dónde estarás,
amor de mi pensamiento, sin recordar
mi soledad que se abre entre los yuyos?
Aquí, entre los cardos violetas
y los aguaciles maravillosos, ¿qué otra cosa
sino quererte puede hacer un joven
con el rostro hundido en madreselvas?;
entre estos pájaros indiferentes,
estos árboles tan altos, estas nubes,
amor, que vuelves como las estrellas
hacia un lugar de la noche; y tan contento
de haberte visto entrar en mi alma
con ese vapor iluminado en torno, con el humo
vibrante que yo he imaginado siempre,
de encontrarte, oh sombra del viento!,
habitándome un corazón que buscaba los troncos vacíos,
y las lámparas rotas a pedradas
para ocultarse.





J.R. Wilcock (Argentina, Bs.As., 1919- Italia, Lubriano, 1978)



2 comentarios:

Lucas dijo...

Gracias por pasarme esta joya de este autor desconocido para mí.
Un abrazo

Anónimo dijo...

maravilloso escritor y poeta. El estereoscopio de los solitarios, es un libro fundamental. Qué poco se habla de él, y cuánto de Borges.
susana