martes, 8 de marzo de 2016

OBRA POÉTICA - Segunda Parte



























PIROTECNIA


La pequeña hija de Neurus viene hacia mí con flores
en un ramo y y navaja en la otra mano. Usa anteojos
cuadrados y se llama Neura. 
Su madre cumple su condena dentro de un cubo con
paredes negras, y dibuja sus pesadillas antes de cenar.
El hermano Psaico da vueltas atado a una camilla en
un observatorio durante 24 horas. Desde allí puede
ver nacer soles y estallar planetas.



Hay un hombrecito sentado en la cornisa de un hospital.
Deja caer una lágrima cubierta por una capa fina de oro.
Que estalla entre las raíces de una hiedra a punto de 
brotar.
A kilómetros de allí, una gárgola hechicera vive en los
techos de una catedral en ruinas...



VIAJES


Una musa me tiende sus manos
recorremos los bordes del planeta
Ella es lila, su infusión es blanca
encanto de los fieles perdidos.

Por rutas que atraviesan bosques de neón
a paso firme, voluntad plena
con temores
ahora hechos anhelo
voy formando parte del paisaje.

No paro de fumar hasta llegar al puente
Veo su otro extremo hundirse en el agua
Vidas, festines y virtudes, 
tres tickets para la reencarnación
humo y matices con soltura,
labios a punto de cambiar
por otros color perla
para cruzar el río en busca de otra isla.

La soledad es un templo donde dios es el silencio.
   y veneno, el lado oscuro de la ambrosía
vale entonces inspirarse para exhalar lo que no sirve
dejar la carne sólo para leer tus huellas
mientras el paso del tiempo ahuyenta el deseo,
y lo convierte en visiones de licor.

Muerte, pobresa y distorsión,
tres tickets que pueden ser eternos
todos llevamos un espejo en la frente,
todo pensamiento así es ajeno
que nos invita a quedarnos para siempre
en las orillas.



TOQUES

Un poema es un sueño en estado de vigilia.


Si alguien te mira fijo, no te asustes.
Puede ser un ángel  que imprime tu imagen en su mente.


Los motociclistas se vuelven hacia la luz del sol.
Los hippies toman cerveza en bares oscuros.
Los hombres de fe transpiran de miedo por algo
que no han hecho.
La madre eterna mira todo de reojo.


Mi jardín es una ciudad llena de bichos.
Un paisaje de madera, como un barrio.
Supermercados en las hojas, la luna que ordena todo.
y lo graba en pequeñas pantallas de rocío.


Qué es un hechizo?
quizá una fuerza que te toca y no te suelta
un rayo escalofriante que marea
una ley que esclaviza a quien ama
una sombra que oscurece al Sol...



VARIACIONES EN TORNO A UNA MUSA


NADIA

Te recuerdo como una de las virtudes de la noche, apoyada en 
mis ojos, esquiva...y al toque, mirándome como Afrodita excelsa. 
¿Cuál de tus poemas abrirá mi espalda, cuál hará crecer alas? Un 
ala blanca y otra negra. Una en el cielo, la otra en la arena. 
Plumas y membranas, para volar por sobre tu rostro, para 
acariciar tu cuello. La alegría es una ola que surfea  y produce 
ríos de sal en tus dedos pequeños, finos, astrales.


ISABEL

Tesoro tan antiguo como la Luz que alimenta tu Alma.
Dilatado corazón de madre a punto de parir dos Ángeles.
Uno lleno, el otro vacío.
La barca cuyo vientre lleva el tesoro, corta el aire.
Tus ojos proyectan imágenes de paraíso.

  


Juan Desiderio



Juan Desiderio. Poeta argentino, nació en el barrio de Caballito, en 1962. Lleva publicados hasta el momento: Barrio trucho (Trompa de Falopio, 1990); La zanjita (Trompa de Falopio, 1992, reeditado por Ediciones del Diego, en 2001); Ángeles Parricidas (Del Diego, 2001); Tos (By Trompa, 2003) y Trilogía sacra, Ed. Gog y Magog, 2005 y Obra poética (1990-2014), Hesíodo, 2015.