jueves, 24 de enero de 2013

AYER DECÍAS MAÑANA


















HUYEN ¿adonde? 

los Caballos del Tiempo. 
Cuando en oscuro sitio indefinible 
nadie oye
            tu llamado
y en un infortunio de dios ciego 
ninguno te recuerda: 
¿Cómo es esto? ¿tu agenda 
no rebosa citas, nombres, fechas? 
¿Tanto menguó tu destello, 
no sos ya el hombre cuya camisa 
vuela blancor y era tu mujer 
una rosa de adviento entre colinas
donde aves de juventud 
claman al río Guayra?

Huyen, imposible retenerlos,
los caballos del Tiempo,
los padrillos de las venas de la enajenación.
De poco sirve hoy tu música, ni el
jazz ni el vino calman este
atardecer

en el que huye, rechaza tu fervor
el pura sangre del Tiempo.   Hoy no abrís
tu ventana de geranios, espías
la niebla de lo sin retorno, y se te hizo tarde, y
no te lo advirtieron.
Cuando el sol se ahoga en la maleza
del trópico innumerable.
Cuando amaste por la última vez.

El caballo del Tiempo jadea, se frena,
te aguarda.
Llora, como sólo llora un caballo.
Se va
llevándote a
dormir.






Croan las ranas en un pantano inexistente...
Miriam Cairo

ESTA es la noche, danzando sobre los álamos.
En el nocturno azufre vuelvo a ser
aquel que ni los íntimos amigos
adivinan.
Ellos acogen estas pálidas facciones
que los ángeles del ayer no soñaron.
Por eso
al aquí dejarte mí palabra:
las ranas del campo
(donde una vez me supe vivo)
vuelven a croar, son mis fieles escuderos
de la resurrección.

Cantan las ranas al tren remoto 
acribillado por el oro solar, a 
las nubes del encantamiento. 
Cantan a mi perplejo corazón. 
Croan las ranas, y mi vida 
obtiene en ello lo justo y necesario.

Adviene vuelto enigma
el canto de las ranas
y todo está muy bien, está todito
bien
muy bien.
¿Lo he dicho?:
Cantan las ranas
en su pantano inexistente, y
está todo en su sitio,
y muy muy bien
muy bien.



Jorge Ariel Madrazo




Jorge Ariel Madrazo (Buenos Aires, 1931) publicó los libros de poemas Orden del día (1966), La Tierrita (plaqueta, 1974), Espejos y Destierros (Caracas-Buenos Aires, 1982); Blues de Muertevida (1984); Cuerpo Textual (1987, 2do. Premio Municipal Ciudad de Buenos Aires); Cantiga del Otro (1992, premio-publicación Ediciones del Dock), Piedra de amolar (1995), Mientras él duerme, en coautoría con el artista plástico Juan López Taetzel (Ediciones Lar, 1997), Testimonios de fin de milenio -Conversaciones con Elizabeth Azcona Cranwell (Ed.Vinciguerra, 1998) y Para amar a una deidad (Premio Fondo Nacional de las Artes y Fundacion Inca). En narrativa publicó Ventana con Ornella (1992). Tiene inéditos en este género la novela Gardel se fue a la guerra y los libros de relatos La mujer equivocada y Divagario. Publicó asimismo Breve historia del bolero (Caracas, 1980) y trabaja en el ensayo Grandes poetas olvidados. Ha traducido a autores ingleses y norteamericanos -entre ellos, inéditos de Allen Ginsberg, para el Centro Editor de América Latina-, y realizado versiones de poetas de la ex Yugoslavia. Organizó y condujo los ciclos "Poetas y Narradores" (1986 a 1995). Poemas suyos han sido vertidos al inglés, italiano y serbio-croata. Colabora en publicaciones del país y de Brasil, Colombia, Cuba, los Estados Unidos, España, México y Venezuela. Fue invitado fuera del país a los encuentros de poesía de Struga y Bieljo Polje (ex Yugoslavia), de Medellín y de Bogotá (Colombia, 1993 y 1995), al Seminario Internacional Ideamérica'95 (La Habana), al Congreso The Powers of Poetry(Universidad de Eugene, Oregon, octubre de 1996), a la VI Feria Internacional de Poesía de Bento Gonçalves (Rio Grande do Sul, Brasil) en 1998 y al Festival de Poesia de Las Palmas, Islas Canarias, en 1999 y 2001. Los poemas que presentamos perteceden al libro Ayer decías mañana, Ed. Ruinas circulares, 2012.






1 comentario:

José María Pallaoro dijo...

Hermosos poemas, Jorge Ariel! Gracias!!! jm