martes, 22 de enero de 2013

Cantos en la mañana vil




















1. Cosas/Oír/Rodar


I

No hay nada, sólo cosas.

No hay nada, las cosas tampoco.

Oír afuera un rodar de las cosas 
a la hora en que va a amanecer, 
oír un gasto que avanza.

Algo se ha roto o nunca estuvo, ¿era el alma? 
Cosas que ruedan, ahí afuera, no hay nada.



II

Así es que empieza la mañana: no con 
una explosión, con un bostezo.

Así es que otra vez todo se puso a rodar.

"Y no entres manso en eso que viene, rabiá", 
subía el ruido de lo que rodaba, y entré



III

Cerrando ahora la puerta
del ascensor, buscando
la llave de la calle, mirando el tránsito:
"perdí los años que iban a venir"

"Ahora estoy libre", pensé por un
momento,
como quien cae al agua de la mañana lo pensé.



IV

Viene el verano, viene con 
dolor de huesos,

viene con su estopa.

Sentado, en el recuerdo, frente a un mar 
siempre recomenzado, escribo

no con palabras
sino con sombra de palabras, filtraciones
de Un turbio noviembre.



V

"Amor", he escrito, yo no estoy acá. 
Amor se escribe en otro lado.



VI

Entre el crujido urbano, entre el 
venirse atrás del alma

Escribo contra lo mejor de mí

Para decirle que se cuide, que
no se vaya aún,
que lo que llega ante los ojos
es grande y crece como pasto en las ruinas
de lo que se llamaba el corazón



VII

Ahora, con el calor
que avanza,
tratando de aclarar un poco
las acumulaciones de la mente
oigo tu voz por el teléfono
como quien piensa "algo hay"
o "dónde estás"

y la mañana afuera es agua espesa, orín, 
luz que hace mal

Espero, quiero decirte, estés a salvo 
de los asedios de este mundo y otros.



VIII

Sol, además, ahí afuera eso, el sol, 
que sube afuera de nosotros 
Ya no es lo que llamábamos "el sol" 
ni "la vida" es la vida

¿Y entonces qué habla por esta boca, la muerte? 
¿Qué sobreimprime al sol esa palabra "sol" 
qué alumbra o hace como que alumbra ahí?



IX

"Alguna cosa que esté bien", iba a decirte 
o "pasarán por sobre mi cadáver"

Me preguntaba para qué escribir

Y no es que espere que respondan, escribo

"Tal vez aún crea" iba a decirte, 
pero algo se callaba atrás



X

"Atrás, atrás", como decía el pájaro.
¿Atrás de qué?
En realidad decía "vayanse"

Ventajas de la mala traducción: 

yo miro atrás a ver quién habla.



XI

No es que alguien hable, es que
lo quiero ver,
es que no entiendo que las cosas callen

es decir cosas qué hago afuera



XII

"Afuera, afuera" dicen las palabras. 
"Afuera", me preguntan, "de qué" 
No las escuches, yo me fui



XIII

Si la poesía, si la 
pura sensitiva sale 
a molestar, dejala

No es que esté bien ni mal: el alma 
se deja hacer para durar

Anda en la pura duración 
a falta de otra cosa, el alma



XIV


¿Y esa otra duración, el sol 
irrealizando la pared, el ruido urbano?

"Irrealizando" escribo "la pared", escribo "el ruido"
escribo "el ruido, la pared ¿y qué?
"
"Ahora" escribo, "y en la hora
en que lo niegue una vez más", 
escribo como quien
salió a perder: "no hay nada" escribo "que perder
No hay nada más que cosas, no hay nada",



XV

"No hay nada", dije, dispuesto a perder,
iba sin alma,
en medio de la mañana, entre los ruidos




(De: Sonidos de una fiesta ajena,
-Antología-Ed.Ruinas Circulares,
2012)


Daniel Freidemberg 



Daniel Freidemberg nació en 1945 en Resistencia (provincia de Chaco). Desde 1966 reside en Buenos Aires. Poeta, crítico literario y periodista. Cofundador de la revista trimestral Diario de Poesía, en 1986, integró su Consejo de Dirección hasta 2005. También ha escrito canciones con Juan "Tata" Cedrón, grabadas por el Cuarteto Cedrón. Publicó Blues del que vuelve solo a casa (Buenos Aires, 1973), Diario en la Crisis (Buenos Aires,1986), Lo espeso real (Buenos Aires,1996) y La sonatita que haga fondo al caos (antología, Santiago de Chile, 1997); Cantos en la mañana vil (2001); Noviembre (Plaquette, 2006) y En la resaca (2007) Ensayo: La poesía del Cincuenta (1981), La palabra a prueba (1993) y Cómo se escribe un poema (en coautoría con Edgardo Russo, 1994). Autor, además, de una veintena de antologías y de los estudios preliminares de, entre otros libros, Lunario Sentimental (de Leopoldo Lugones), Poesías completas (Evaristo Carriego), La calle del agujero en la media/Todos bailan (Raúl González Tuñón), Soledades y sonetos (Luis de Góngora), El gigante de ojos azules y otros poemas (Nazim Hikmet), Libertad y otros poemas (Paul Eluard), Cantos de vida y esperanza (Rubén Darío), Defensa de Violeta Parra y otros poemas (Nicanor Parra), Tifón (Joseph Conrad) y El vino generoso (Italo Svevo). Dirige la colección de poesía "Musarisca" de Editorial Colihue.