domingo, 6 de enero de 2013

UNA POÉTICA





La función del artista consiste en expresar rigurosamente sus experiencias personales sin comentarios de ninguna especie.
La función del idioma es para mí la de un simple vehículo y la materia prima con que opero la encuentro en la vida diaria.
Huyo instintivamente del juego de palabras. Mi mayor esfuerzo está permanentemente dirigido a reducirlas a un mínimo. Busco una poesía a base de «hechos» y no de combinaciones o figuras literarias. En este sentido me siento más cerca del hombre de ciencia que es el novelista que del poeta en su acepción restringida.
Finalmente, estoy en contra de la forma afectada del lenguaje tradicional poético. El lenguaje periodístico de un Dostoievski, de un Kafka o de un Sartre, cuadran mejor con mi temperamento que las acrobacias verbales de un Góngora o de un «modernista» tomado al azar, Y en cuanto a contenido, también estoy en contra de un romanticismo exclusivista. La angustia, la desesperación, la nostalgia, son algunos aspectos parciales del alma humana. Personalmente preferiría trabajar a base de elementos menos usados: la frustración y la histeria, factores determinantes de la vida moderna, me atraen con una fuerza especial.




Nicanor Parra (Chile, Chillán, 1914)