domingo, 26 de enero de 2014

SOBRE EL MAR





Guarda eternos susurros alrededor
de desoladas playas, y con su 
poderoso oleaje
sacia dos veces diez mil Grutas, 
hasta que el hechizo
de Hécate las abandona con su 
sonido sombrío.
A menudo es tan suave su temperamento,
que un pequeño caracol apenas
se moverá por días desde el lugar 
en que alguna vez cayó
cuando al final los vientos del Cielo 
se desaten.
¡Oh tú! que tienes las pupilas 
irritadas y cansadas,
deléitalas con la amplitud del Mar;
¡Oh tú! que tus oídos se alimentan 
del estrépito del tosco tumulto,
o con demasiadas melodías empalagosas
siéntate cerca de la boca 
de alguna antigua Gruta y medita,
hasta que te estremezcas, ¡como 
si las ninfas del mar cantaran!


John Keats (Inglaterra, Londres, 1795-Italia, Roma, 1821)

(Versión: Marina Kohon)
On the Sea

It keeps eternal whisperings around 
    Desolate shores, and with its mighty swell 
    Gluts twice ten thousand Caverns, till the spell 
Of Hecate leaves them their old shadowy sound. 
Often 'tis in such gentle temper found, 
    That scarcely will the very smallest shell 
    Be moved for days from where it sometime fell. 
When last the winds of Heaven were unbound. 
Oh, ye! who have your eyeballs vexed and tired, 
    Feast them upon the wideness of the Sea; 
        Oh ye! whose ears are dinned with uproar rude, 
    Or fed too much with cloying melody
        Sit ye near some old Cavern's Mouth and brood, 
Until ye start, as if the sea nymphs quired!