jueves, 16 de enero de 2014

LOS PÁJAROS
















El hombre entra al departamento de una mujer de la que cree estar enamorado. Hace tiempo que intenta abandonar sus hábitos periféricos. La mujer lo mira por encima de la taza mientras bebe. Podría poner música, en cambio, deja la taza sobre una mesa baja y va a abrir el ventanal que da a la terraza. Cuando el hombre la mira de espaldas y ve la pollera de jean, la mujer levanta los brazos -blusa sin mangas- para descorrer la cortina. El ojo masculino congela la imagen. El hombre del ojo enamorado dice para sí, -¡Pájaros!



Un pájaro chino sentado en su pupitre escribe cartas sobre un papel finísimo. Su caligrafía no es torpe, el maestro la aprueba, aunque a juzgar por los manchones violáceos a mitad de cada renglón, cabe pensar que ha olvidado el secante en casa.



En la Enciclopedia Estudiantil Superior, publicación semanal ilustrada del conocimiento humano para la juventud (Fratelli Fabbri Edítori S.R.L. Milán, Italia, año 1964), se habla de un pájaro de plumaje vidriado descubierto por el naturalista holandés Johannes Richter en un viaje a Paraguay. Señala el artículo redactado a tal fin: "el Verbatim se encandila con la luz que refleja el sol en los cuerpos de los miembros de su bandada. Esto hace que unos y otros vivan cegados la mayor parte del día, en estado de mutuo desconocimiento, haciendo del ritual del apareamiento cuando llega la época del año, un espectáculo torpe, de una pobreza visual evidente, aunque no desprovisto de ternura". Sobre el final añade: "no está en peligro de extinción".



Sandro Barrella



Sandro Barrella. Poeta argentino. Nació en Buenos Aires en 1967. Publicó El álbum de Pascal (Último reino, Bs.As.,1996),  "El Golf" (2005), Editorial Alción; "Los pájaros", Editorial Bajo la luna, 2010 y "Los italianos a la guerra", Ed. en danza, 2013. También es crítico literario del suplemento cultural ADN del Diario La Nación.




2 comentarios:

Ana Omelusik dijo...

Marcelo:
tus entradas me encantan...
descubriendo a este poeta, gracias por compartir.
Buen año!

Marcelo dijo...

Gracias, Ana, gracias también por pasar. Buen año también para vos. Un abrazo.