sábado, 27 de febrero de 2016

¡NOCHES SALVAJES!




¡Noches salvajes! ¡Noches salvajes!
¡Si estuviera contigo,
las noches salvajes
serían nuestro lujo!

¡Qué fútiles son los vientos
para un corazón
que yha llegó al puerto!
Ya no necesita brújula.
Ya no necesita mapas.

¡Surcando el Edén!
¡Ah! ¡El mar!
¡Ojalá esta noche
pueda atracar en ti!




LXXXIX

Algunos dicen 
que la palabra muere
cuando es pronunciada.
Yo digo que 
comienza a vivir
en ese mismo instante.


¡NO SOY NADIE!

¡No soy nadie! ¿Quién eres tú?
¿Eres nadie, también?
Entonces hay un par de nosotros -¡no lo digas!
Nos desterrarían, ¿sabías?

¡Qué aburrido es ser alguien!
Tan público, como una rana
que pronuncia su nombre todo el santo día
¡A una ciénaga de admiradores!





Emily Dickinson (E.E.U.U., Amherst, Massachusetts, en 1830; id.1866)


(Traducción: Miguel Grinberg)