viernes, 19 de febrero de 2016

POR QUÉ NO SOY PINTOR y otros poemas









































No soy pintor, soy poeta.
¿Por qué? Creo que preferiría ser
pintor, pero no lo soy. Bueno,

por ejemplo, Mike Goldberg
ha empezado un cuadro. Caigo de visita.
"Siéntate y tómate algo" me
dice. Bebo; bebemos. Alzo
la vista. "Le has puesto SARDINAS".
"Sí, le hacía falta algo ahí".
"Ah." Y me voy y pasan los días 
y vuelvo a visitarlo. El cuadro
marcha, y yo me voy, y los días
pasan. Caigo a verlo. El cuadro
está terminado "¿Dónde están las SARDINAS?"
Todo lo que queda son sólo 
letras, "Era demasiado", dice Mike.

¿Pero y yo? Un día pienso en
un color: naranja. Escribo una línea
sobre el naranja. Al poco tiempo es 
una página entera de palabras, no líneas.
Después otra página. Debería haber
mucho más, no sólo del naranja, de
palabras, de lo terrible que es 
el naranja y la vida. Los días pasan. Hasta está 
en prosa, soy un verdadero poeta. Mi poema
está terminado y no he mencionado
aún el naranja. Son doce poemas, lo titulo
NARANJAS. Y un día en una galería
veo el cuadro de Mike, titulado SARDINAS.



EN LO DE JOAN

son casi las tres
estoy sentado ante la mesa de mármol
eligiendo poemas, desdichado
la lamparita brilla débilmente
yo no brillo en absoluto

tomo otro congnac
y observo dos pinturas pequeñas
de Jean-Paul, tan magníficas
que yo debo hacer tanto
o es que simplemente resultaron

la brisa es fresca
apenas algún sonidose filtra
a través de mis confundidos ojos

siento soledad de mi mismo
no puedo encontrar un solo poema verdadero

si a mí no me resulta
qué haré.



À LA RECHERCHE D'GERTRUDE STEIN

Cuando me siento deprimido y ansioso malhumorado
todo lo que tienes tú que hacer es quitarte la ropa
y todo es barrido y se revela la ternura de la vida
que somos carne y respiramos y estamos cerca de nosotros
como eres tú realmente como eres yo me convierto en lo que
realmente soy estoy vivo y sé vagamente lo que es
y lo que es importante para mí por encima de las intrusiones
de las relaciones incidentales y accidentales
que no tienen nada que ver con mi vida.

cuando estoy en tu presencia siento que la vida es fuerte
y vencerá a todos sus enemigos y a todos los míos en mí
la lógica enferma y el razonamiento débil se curan
por la perfecta simetría de tus brazos y piernas
extendidos haciendo juntos un círculo eterno
creando un dorado pilar junto al Atlántico
la tenue línea de pelo que divide tu torso
da descanso a mi mente y libera mis emociones
al aire infinito donde como estamos
juntos siempre lo estaremos en esta vida pase lo que pase.



Frank O' Hara (Baltimore, Maryland, 1926; E.E.U.U.- Long Island, Nueva York, Ib., 1996)

(Traducción: Rolando Costa Picazo)


IMAGEN:  SARDINES, pintura de Mike Goldberg.