martes, 19 de abril de 2016

CI LA FAREMMO








































Con esta pobreza armaremos un barco.




HAN HECHO DEL PAN

Han hecho del pan 
un dios destronado
Hay quienes ya no creen en él

Desde palacio se ordena reventar 
esas bocas que lo nombran

Abajo corren sus tres letras
como un río furioso.



YO SÉ TODOS LOS PAISAJES
que vienes a ofrecerme
cada palmo de tierra
que canta cuando pasas.

En todas las palabras tu boca
es como un río, un pequeño río
donde la luna duerme.

Como si mi mano hubiera
nacido con tu mano
y mi boca besara
desde siempre tu boca.



2AM

Duerme y la profunda respiración de la noche
tiene el color de los bosques cuando llueve

trasnocho mirando el sentido del tiempo
en el claro de luna que es su espalda desnuda

trabajaron mis manos esas formas secretas
ellas saben los nidos donde vive la música.



TESTIMONIOS

Aquello que en la noche sucede:
fuegos dormidos que despiertan
en el parpadeo de las bestias,
travesías de fantasmas 
que agitan el ladrido y los postigos,
las pequeñas criaturas del rocío,
escrituras del amor sobre la hora,
distancias apiladas en el borde de otros mundos,
palabras perdidas que encuentran casa,
los huérfanos del cielo en su melancolía

todo

lo cuentan los pájaros al alba.



NO SÉ SI LA GRAN MURALLA CHINA

No sé si la gran muralla china
se ve desde la luna

solo sé que no sirve sino
para que una señora de una ciudad de periferia
entre tanta tanta gente
pose delante de la cámara que lleva su marido.

También sé
que todos los muros, los grandes muros
los muros del desasosiego o la ignonimia

algún día
se verán desde cualquier rincón de la tierra.



ABRIL

La lluvia es un acto de magia
convierte en espejos lo que toca
nos transforma en seres de vidrio
en sombras fugaces que buscan el reparo
bajo pequeñas nubes negras.



SOBRE LAS RAZONES DEL GRILLO O DE LAS ROSAS

En las razones del grillo o de las rosas
en el pez de fuego que salta al día.
No hablo de aquello con espada.
Una mariposa sostiene el mundo 
y en el mundo una pincelada de agua
distribuye brotes y ranas, despierta la hierba,
crece arboledas donde tienen casa las chicharras.
Así en todas partes ha sido y ya tal vez no sea.
Corre una muchacha detrás de cualquier hora,
tres hombres podan y silban, 
dos viejos cañones esperan la próxima guerra 
cuando el mundo complete su viaje al pasado.
Es viernes de mañana en los empedrados,
el castillo desmenuza mil doscientos años
de banderas, cierto polvillo ilustre con desgano
se entrega al viento – otra vez pasa la muchacha-
una partícula de ceniza de huella real en carroza
planea entre los árboles, toma altura, 
centellea y acaba en el pico de una paloma.
No hablo de aquello con espada.
Digo la mariposa que sostiene el mundo,
los hombres, el trabajo, y siempre tú aquí y ahora
como las razones del grillo o de las rosas,
del pez de fuego que salta al día y las encinas 
que tejen versos que llueven en otoño.
                                                                          


POETICA

descuelgo del silencio unas palabras

como frutas
que no tienen nombre.




Gabriel Impaglione 



Gabriel Impaglione (Villa Sarmiento, Morón, Argentina, enero de 1958), reside en Sardegna, Italia.Poeta, narrador y periodista. Ha publicado diversos libros de poesía y narrativa  y participado en muestras y antologías.Traducido parcialmente al portugués, inglés, francés, ruso, búlgaro, catalán, italiano, sardo, turco y rumano. Fundó y dirige la e-revista internacional de poesía Isla Negra. Fundador y co-organizador del Festival Internacional de Poesía Palabra en el mundo.Es miembro fundador del Movimiento Poético Mundial.

Mail de contacto: revistaislanegra@yahoo.es




1 comentario:

Liliana dijo...

Bellísima tu poesía, Gabriel.

Saludos desde La Pampa.