sábado, 9 de abril de 2016

LA BLUSA DE BATISTA



























  
      Los tres, él y las niñas, una de cada lado van cruzando la plaza en diagonal en dirección a la única confitería del pueblo,  los otros son bares para hombres.
Se sientan, él y las dos rubiecitas que parecen maniquíes alemanes.
El mozo trae una cerveza y dos copas de helado que las niñas tardaran tanto en comer.
A Ingrid le temblaba la barbilla, se mordía el labio superior, sentía los ojos negros como sol que ciega sobre su lengua rosada que salía vacía y entraba cargada de helado a su boca de candor. Él la dejaba hacer, lamer el helado. Estaba tan turbada  que siguió comiendo con la cuchara de metal con forma de pala ancha mientras mordisqueaba, cada tanto, la oblea de barquillo rellena.
Miró a su hermana y estuvo a un tris de largarse a llorar al darse cuenta  que el abismo de un secreto las separaría de ahora en adelante. ¿Cómo podría compartir con Erika esto que la atravesaba en oleadas desde que los ojos negros insistían sobre ella?
Ingrid ya sabía que debajo de la blusa de batista, una tela de algodón tan fina, suave y a la vez plebeya se transparentaban dos botones rosas sobre pequeños conos.
Él había posado sus renegridos ojos en esos pedacitos que Ingrid sentía bajo la tela de batista o linón y, también bajo el satén del camisón.
Comenzaba un torbellino en el cuerpo de la púber que traía presagios de hechos consumados.
Ella no actuaba como otras de su edad. Algunas, a quienes los senos les crecían muy rápido y demasiado prominentes, tendían a ocultarlos con la vestimenta, o a encorvarse.
Otras, también desarrolladas muy temprano, los tapaban debajo de corpiños puntiagudos, parecían amazonas sin escudos.
Las flacuchas, tardías, seguían tan planas como siempre y  jugaban todavía a la mancha como cualquier niña de doce años .Apenas, despuntaba, tímido, un pequeño montecito.
Ingrid percibía de día y de noche el cosquilleo en sus pezones.
Y la mirada encendida de los ojos de sol la perturbaban, la trastocaban en otra.
Se estaba convirtiendo en otra.

Él saludó a los de otra mesa, sonrió. Ingrid descubrió sus dientes blancos, brillantes, parejos, la boca y el bigote.
Sintió un calor bajo la blusa. Se asustó,  concentrándose en la copa de helado, apuró las últimas cucharadas y  le hizo doler la frente.
Volvieron a cruzar la plaza en diagonal. Su hermana Erika le pidió permiso a él para quedarse a jugar con unas amiguitas.
Ingrid dijo que quería ir a casa. Su madre tenía una reunión de damas de beneficencia.
El fresco del zaguán y el silencio los recibió. Al entrar en la cocina, Ingrid temblaba, sus pequeñas independientes se agitaban bajo la blusa  y deseaba que él hiciera algo, aunque no podía imaginar qué.
Él puso sus dos dedos más largos sobre los pezones y comenzó un movimiento  circular, delicado y enardecedor.
Los montecitos se endurecieron. Ingrid cerró los ojos, su respiración se agitó.
Se oyó el ruido de la puerta de calle y él, rápido, se dirigió al baño, Ingrid al patio.
Esa noche no comió.  Su excusa fue el helado. La mamá le llevó un té a la cama. Ingrid desde allí oía el parloteo de Erika. Se tapó hasta la frente y lloró, porque este secreto ya no saldría de su boca.
Aún con lágrimas en sus mejillas, pensó cuando volverían a quedarse solos, si coincidiría con otra salida de su madre y una vez más se sintió extraña .

Pasaron unos meses. La mirada de los ojos negros de sol  siempre la encendía aunque con el frío sus sensores rosas no estaban activos en la superficie, sino tapados por camiseta y pullover.
Avanzaba la primavera, su madre la llevó una mañana a comprarle un corpiño.
Un día antes, Ingrid había llegado muy acalorada de la clase de gimnasia. Entró como una saeta a la cocina para tomar agua y se sacó el buzo, debajo tenía la blusa de linón, muy sencilla que se había puesto  en el apuro, al no encontrar la apropiada para gimnasia. Le quedaba chica, sus senos habían crecido, estaban  turgentes, las puntas se movían al ritmo de su respiración entrecortada por la corrida y la sed. Bebió de un solo tirón el  vaso lleno de  agua. Cuando lo puso sobre la mesa él estaba mirándola, miraba sus senos, sus puntas, después su boca.
Ingrid sintió una marejada tras otra que cosquilleaban más y más sus pezones.
Los ojos negros pegados a su blusa.
La mesa los separaba y eso, los salvó. De no estar allí, ambos hubieran avanzado como marionetas.
Entró su madre, quien debió captar y hasta oler el efluvio  cargado de sensualidad.
Clavó su mirada primero en los senos de su hija, luego en los ojos de su marido, y dijo a Ingrid: Andá a vestirte.
No quería usar corpiño, consideraba que no lo necesitaba. Le gustaba sentirse suelta, sin tiras ni elásticos.

Una mañana de verano su madre y Erika  fueron a una quinta a comprar verduras y frutas.
Él dijo que iría al bar “La Perla”. Ingrid se quedó sola. Fue a la habitación de su madre y buscó el vestido que siempre le había gustado. Era negro, ajustado, tenía un escote importante. Se lo puso, se miró  al espejo y  se sorprendió al ver cómo asomaban sus senos insinuantes y levantados  por el corpiño. Otra marea de cosquilleos la recorrió, pero esta vez, además de sus senos, también en otros lugares.
Imaginó los ojos de él y deseó sus manos. En ese instante se abrió la puerta. EL rostro de él se transformó al verla, sus ojos renegridos  emitían un mandato centrípeto. Lentamente cerró la puerta, avanzó hacia ella mirándola a los ojos. Los negros de él en los clarísimos ojos celestes de ella.
El comenzó a hacer lo mismo que aquella tarde cuando se encontraron solos por primera vez,  como si fuera el mismo día que iba avanzando. Puso sus dedos más largos sobre el corpiño y  acarició tenue, delicado, pero al ver la reacción de ella, fue tornándose más apremiante. Abrió un poco el cierre del vestido, luego le bajó un bretel del corpiño. Ella ya cerraba los ojos, le ofrecía la boca. Luego el otro bretel, hasta que puso su boca en uno de los pezones erectos, enloquecidos.
Esto terminó de transportar a Ingrid que ya no se resistía. Siguió tocándola, la besó con una intensidad que nunca volvería a vivir.
Fueron cayendo, abrazados, sobre la alfombra, disfrutando como querubines muy por encima del juicio de este mundo.


Ana María Grandoso





Ana María Grandoso. Nació y vive en  Carmen de Patagones, Provincia de Buenos Aires. Comenzó a mostrar sus textos y a participar en concursos, en la madurez. En 2004 aparecieron dos cuentos en la revista libro El Camarote  nº 3 de Raúl O. Artola. En 2005, primera mención en el Certamen Nacional de Narrativa,  Editorial De los Cuatro Vientos auspiciado por el Banco Credicoop con el cuento “La blusa de batista”.Jurado: Sylvia Iparraguirre,  Juan Sasturain y  Alberto Laiseca. En el 2009 edición de un libro de poemas  que es parte de un libro colectivo titulado “Cinco Poetas .Carmen de Patagones”, Ediciones El Camarote. En 2013 primera  mención Premio Bienal Federal Consejo Federal de Inversiones, categoría cuento, obra “Mudanzas” luego titulado “Vamos al baile…”.Jurado: Vicente Muleiro, Samuel Bossini y otros por las regiones del país.  “Vamos al baile y verás”, novela, Ediciones Ruinas Circulares, 2014. Inéditos: poemas y relatos breves. Integra desde 2006 el grupo “Primer Borrador” que reúne a escritores de la comarca Patagones-Viedma.




IMAGEN: Fotograma de la protagonista adolescente del fims BAND OPF OUTSIDERS (1964), de Jean-Luc Godard, interpretado por la actriz Anna Karina.