domingo, 29 de mayo de 2016

¿DÓNDE ESTÁ MI CUERPO FRÁGIL?








































¿Dónde está mi cuerpo frágil? Siento acercarse la noche,
Acribillada de agujas azules y de choques eléctricos.
Ruidos que vienen de lejos en un espacio reducido:
La ciudad ronronea, máquina anecdótica.

Mañana saldré, dejaré mi habitación,
Caminaré acabado por un boulevard muerto,
Las mujeres primaverales y sus cuerpos cimbreantes
Volverán a ser una fastidiosa decoración.

Mañana habrá ensaladas auverñesas
En los cafés atestados de  ejecutivos comiendo;
Hoy es domingo. ¡Esplendor de Dios, estalla!
Acabo  de comprarme una muñeca inflable.

Y veo dispersarse estrellas de sangre,
Veo ojos reventados que resbalan por la pared;
¡María madre de Dios, protege a mi niño!
La noche trepa por  mí como un  animal impuro.



Michel Houellebecq

(Traducción: Sandra Gudiño)




Michel Houellebecq, nació e 1956 en Saint-Pierre, isla de La Reunión, departamento de ultramar de Francia al este de Madagascar. Vivió en Argelia desde los cinco meses hasta 1961 con su abuela materna. Cuando cuenta seis años, fue enviado a Francia al cargo de su abuela paterna, una veterana comunista, mientras que su madre se trasladó a Brasil junto a su novio. Describió a su progenitora como una especie de hippie degenerada que "prefería a sus amantes antes que a sus hijos". El apellido de soltera de su abuela era Houellebecq, que él tomó como su seudónimo. Se crió en Dicy (Yonne), y después en Crécy-laChapelle. Ingresó en el Lycée Henri Moissan , una escuela secundaria en Meaux en el noreste de París, como interno durante siete años. Luego fue a Lycée Chaptal en París para seguir cursos de preparación con el fin de calificar para écoles Grandes (escuelas de élite). Comenzó a asistir al Instituto Nacional Agronómico de Paris-Grignon en 1975, y creó una revista literaria titulada Karamazov donde escribió poesía. Su abuela falleció en 1978. En 1980, obtuvo su diploma de ingeniero agrónomo y en ese mismo año se casó con Jacinthe de La Roche Saint-André. Fue padre de Etienne en 1981 y tras divorciarse, fue internado varias veces a causa de una depresión. Dio inicio a su carrera literaria a los 20 años mientras frecuentaba círculos poéticos. En 1985 conoció a Michel Bulteau, director de la Nouvelle Revue de París, quien publicó sus primeros poemas. Fue el propio Bulteau quien le animó a  participar en la colección "Les Infréquentables" de Editions du Rocher y en 1991, publica Lovecraft, contre le monde, contre la vie, mientras trabaja en  la Asamblea Nacional como secretario administrativo. En el mismo año se pone a la venta Seguir vivo, en Editions de la Différence, y después, su primer libro de poemas: La búsqueda de la felicidad, por el que recibió el premio Tristan Tzara. Por entonces conoció a Marie-Pierre Gauthier con la que se casó en 1998. En 1994, se editó Ampliación del campo de batalla, su primera novela, una sátira del mundo laboral que enseguida cosechó un gran éxito y que fue comparada con El extranjero de Albert Camus, convirtiéndose en uno de los libros más vendidos del año. En esta obra expone una dura crítica contra el capitalismo más salvaje que, según Houellebecq, ha convertido el amor, los sentimientos y el sexo en pequeñas parcelas de mercado. Colaboró en revistas como L'Atelier du Roman, Perpendiculaires y Les Inrockuptibles. Desde 1996 publica en  Flammarion. Su segundo conjunto de poemas, El sentido del combate, obtiene el premio de Flore 1996. Sus obras Seguir vivo y La búsqueda de la felicidad son reeditadas en un volumen en 1997. En 1998, fue galardonado con el Gran Premio nacional de Letras Jóvenes Talentos por el conjunto de su obra.  Intervenciones, conjunto de textos críticos y de crónicas, y Las partículas elementales, su segunda novela y considerado el mejor libro francés de 1998 por la revista Lire y que fue galardonada con el Prix Novembre, aparecen simultáneamente. Su crítica en Las partículas elementales se centra en el Mayo del 68 francés y en la liberación sexual como una de sus consecuencias. En todos sus libros aparece el lamento por la pérdida de sentido de todo y la sensación decadente de fin de civilización.