sábado, 10 de abril de 2010

EN LOS CUADROS DE EDWARD HOPPER

















¿Podemos detenernos aquí?
En la gasolinera
el medidor está en cero.

Por toda la lavada
calle —hay que adivinar
lo que está sucediendo
tras las ventanas abiertas.

Un rostro se desvía de otro rostro
arrastrado al resplandor
que un pueblo chico
se atreve a soportar.

Los ojos pueden llenarse de lágrimas.
Del bosque podría surgir un lobo
con toda la intención.

Minamos nuestras fuerzas
rastrillando hojas, con un café,
en una habitación por esa noche
o sentados calladamente

hasta el amanecer. Las casas
retoman sus antiguas posiciones
en el viento.

De golpe el soltarse de los abetos,
el decoro de nuestras vidas.



Jane Duran (Cuba, 1944)

(Traducción: Carlos López Beltrán
y Pedro Serrano)
IN THE PAINTINGS OF EDWARD HOPPER

May we stop here?
In the filling station
the meter is at zero.

Up and down the laundered
street — it is guesswork
what goes on
behind the open Windows.

A face turns from another face
swept into the glare
a small town
dares to withstand.

The eyes could fill with tears.
A wolf could come from the woods
meaning it.

We sap our strength
raking leaves, over coffee,
in a room for the night
or sitting quietly

till daybreak. Houses
take up their old positions
in the wind.

All at once the looseness of fir trees,
the seemliness of our lives.

IMAGEN: Gas Station by Edward Hopper.


1 comentario:

costa sin mar dijo...

este me dejará mal el cerebro por unos días