miércoles, 7 de abril de 2010

Poema 51

















aquel me parece ser igual a un dios
aquel, si es lícito, supera a los dioses
el que sentado frente a ti
te mira y escucha constantemente

mientras ríes dulce, lo que a mí, mísero
me arrebata todos los sentidos, pues
al punto que te veo, Lesbia, nada de
voz queda sobre mi boca: la lengua se
me entorpece, una llama sutil corre por
debajo de mis miembros, los oídos me
palpitan con su propio sonido:
una doble noche cobre mis ojos:

el ocio, Catulo, te es molesto:
en el ocio te exaltas y deseas en exceso:
el ocio en otro tiempo condujo a la ruina
a reyes y ciudades felices.


Catulo

(Traducción de Ignacio Uranga)

Ille mi par esse deo videtur,
ille, si fas est, superare divos,
qui sedens adversus identidem te
spectat et audit

dulce ridentem, misero quod omnes
eripit sensus mihi: nam simul te,
Lesbia, aspexi, nihil est super mi

lingua sed torpet, tenuis sub artus
flamma demanat, sonitu suopte
tintinant aures geminae, teguntur
lumina nocte.

otium, Catulle, tibi molestum est:
otio exsultas nimiumque gestis:
otium et reges prius et beatas
perdidit urbes.



Catulo (Verona, 87 a.C., Roma, 54 a.C.). Poeta latino, de familia rica y políticamente influyente, Cayo Valerio Catulo estudió en Roma y finalmente se estableció en esa ciudad, donde cultivó las relaciones con la aristocracia y los intelectuales. Gran parte de su obra fue inspirada por el amor volcánico que tuvo por Clodia (a quien llamó Lesbia en sus poemas), esposa de Metelo, gobernador de la galia Cisalpina. Lo que se conserva de sus textos amorosos, políticos y satíricos, se agrupó bajo el título de Carmina (canciones) y suma 116 piezas.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Poema 51":

Catulo plagiou Safo?
Ou Safo plagiou Catulo?
A cronologia deixa-me confuso...

Marcelo dijo...

Anónimo: Te copio un comentario que hizo el traductor al respecto en el FB:
Es una traducción que no tiene valor en sí misma. Sí cobra valor cuando se tensa con la de Safo. En el caso de Catulo no trabajé la cuestión formal, porque incluso Catulo, según creo, apuntó en este poema a otra cosa, de ahí ese final que escribe. En cambio Safo es otra cosa, dice otra cosa, incluso con la forma. Lo primero cuestionable es la traducción al "tú" y no al español bonaerense, es decir al "vos", considerando el "sermo quotidianus" de Catulo. Sí, en cambio, prioricé la jerarquía sintáctica-al menos lo intenté.

Anarco Cerda Sudaka dijo...

a mi la version de catulo no la llamaria traduccion
y es un gran poema en si mismo como toda traduccion que es un genero literario por peso propio

bravo a los dos traductores
y por suerte el plagio no existia en esos tiempos y cuanto me alegra

Marcelo dijo...

Anarco: El traductor es uno solo: Ignacio Uranga, colaborador de este blog.