miércoles, 28 de abril de 2010

RECUERDO DEL PADRE










Paso la mano por el borde de la mesa,

bajo el tacto se filtra la sensación:
siguiendo las tres aristas
viene la curva conocida.
Hay un infinitesimal cambio de luz,
reverberan los lápices,
en seguida mi mano adulta
reacciona y comprende.
No son aquellos estos bordes,
reconozco de nuevo
la lisa tabla de esta mesa.
La mano insistente
vuelve a deslizarse,
los bordes curvos reaparecen.
Allí cerca está mi mano
con el cigarrillo encendido,
en su deslizarse la mano
infantil va a tocarla:
«Cuidado, que vas a quemarte»
ha dicho. Me sobresalta.
Mi mano, de nuevo
adulta se contrae.
El reverbero se eclipsa
y las aristas curvas
y su mano, desaparecen.


(De: El estrecho límite)

Marilyn Contardi

(De: Las 40 - Poetas Santafesinas 1922-1981,
Concepción Bertone, compiladora,
Edic. UNL, 2008)



Marilyn Contardi. Poeta argentina, nació en Zenón Pereyra, provincia de Santa Fe, en 1936. Es docente en el taller de Cine de la Universidad Nacional del Litoral. Ha publicado los libros de poemas Los espacios del tiempo (en Venezuela, 1979), El estrecho límite (1992) y Los Patios (2000). Como cineasta realizó, entre otras obras, los films Zenón Pereyra, un pueblo de la colonización (1991) y Homenaje a Juan L. Ortiz (1992). Es también traductora. En los últimos años ha vivido entre Rennes (Francia) y Colastiné (Santa Fe).



2 comentarios:

bea dijo...

de la patria de la infancia no hay retorno, aunque somos ubicuos y en ella estamos estando en todas partes.
las cosas de la infancia están vivas , como los objetos-persona de EL NIÑO Y LOS SORTILEGIOS.

EL POEMA ES UNA JOYA
GRACIAS MARCELO POR PUBLICAR.
bea

Marcelo dijo...

Hermosa esa obra de Ravel que citás. Gracias por pasar, Bea. Un beso.