lunes, 5 de abril de 2010

Jazmines ilusorios











Le cosmos jeune est une enfance exaltée
Gastón Bachelard
En verano, después del baño,
te sentabas a veces
en el sillón de hamaca
de la galería:
el pelo húmedo y lacio
te cubría los hombros,
y había un destello blanco
(¿talco o jazmines?)
en el escote de tu bata de señora.

Amainaba el calor.
Con las sombras llegaba
el suspirado alivio de la brisa.
La palmera del patio se mecía
indolente y dichosa.
Mi pecho se poblaba de grillos y quimeras.

En la creciente oscuridad
las flores ilusorias, y por ello
no menos verdaderas de tu bata,
tenían la fragancia inmortal del Paraíso.

Jazmines no elegíacos sino presentes, vivos.
El agua de la infancia aún los preserva intactos.



Juan José Hernández


Juan José Hernández. Poeta argentino. Nació en San Miguel de Tucumán en 1931. Es autor de los libros de poemas "Negada permanencia y La siesta y la naranja", "Claridad vencida", "La ciudad de los sueños", "Desideratum. Obra poética" y "Escritos Irreberentes". Publicó también los libros de cuentos "La señorita estrella" y "Así es mamá". Recibió el Premio Municipal de Narrativa (1965), la Beca Guggenheim (1969) y el Premio Konex (1984). Murió el 21 de marzo de 2007, en la ciudad de Buenos Aires.




1 comentario:

Anónimo dijo...

PRECIOSO. GRACIAS. S.