sábado, 22 de mayo de 2010

TAL COMO SOMOS










Tendrá que estar soleado. Sólo lloverá
cuando la trama misma gire en el pesar
y la postergación, el eventual entierro. Perfecto en lo demás.

Tendrá que ser alegre, al menos a la larga,
aunque nunca termine y nunca sea cabal.
Al final de las cuentas, alguien deberá

apartarse un poco para recordar, enfocar.
Todo siempre alcanzará su crisis,
se reunirá en la foto de una navidad de revista.

También será moral: prosperará el daño
el lunes y el jueves y parecerá que ha triunfado,
pero el viernes toca la verdad, la disculpa, el murmurado

amor o el secreto o el perdón total.
Tendrá que ser nosotros, blancos e inmaduros,
andando en lo que andamos. Sus oscuras

minorías serán minorías, personajes
pequeños, nobles y afables, menores
en historias alejadas de las convenciones.

Su pareja favorita llegará a nuestros barrios,
sonriente y dadivosa. Todos sabrán su canción,
desde los muy jóvenes hasta los solitarios,

la silbarán y cantarán. Todo ha de repetirse
una vez. Se alzarán sus estrellas y al cabo
partirán, niños que huyen, no enamorados,

y brillarán por un rato en cuartos de chicas,
de estudiantes sarcásticos que agotaron su chiste,
de algún viejo, infeliz, horroroso tipo.

Tendrá que estar soleado, para que éstos se casen,
para que éstos chismeen y esto perdone
y vivan felices, así si alguno muriese

en esto, la lágrima que espera en los crédulos
ojos ingleses será dulce, y sagaz
y real como sangre en el gran corazón

azul que palpita mientras suben los créditos
y llueve en Inglaterra. Tendrás que esperar
por lo alegre, lo unido, lo blanco, lo solar.

Mientras tanto hay esto y el pasto mojado
que aguarda lo real, que se fue, o que no olvida,
o que nunca quiso o que nunca estuvo.



Glyn Maxwell

(Traducción: Carlos López Beltrán
y Pedro Serrano)
JUSTLIKE US


It will have to be sunny. It can rain only
when the very plot turns on pain and postponement,
the occasional funeral. Otherwise perfect.

It will have to be happy, at least eventually
though never-ending and never exactly.
Somebody must, at the long-last party,

veer to the side to remember, to focus.
All will always rise to a crisis,
rneet to be shot for a magazine Christmas.

It will also be moral: mischief will prosper
on Monday and Thursday and seem successful
but Friday's the truth, apology, whispered

love or secret or utter forgiveness.
It will have to be us, white and faulty,
going about what we go about. Its

dark minorities will be minorities,
tiny, noble and gentle, minor
characters in more offbeat stories.

Its favourite couple will appear in our towns,
giving and smiling. Their tune will be known
by all from the lonely to the very young

and whistled and sung. It will all be repeated
once. Its stars will rise and leave,
escaping children, not in love,

and gleam for a while on the walls of girls,
of sarcastic students beyond their joke,
of some old dreadful unhappy bloke.

It will have to be sunny, so these can marry,
so these can gossip and this forgive
and happily live, so if one should die

in this, the tear that lies in credible
English eyes will be sweet, and smart
and be real as blood in the large blue heart

that beats as the credits rise, and the rain
falls to England. You will have to wait
for the sunny, the happy, the wed, the white. In

the mean time this and the garden wet
for the real, who left, or can't forget,
or never meant, or never met.



Glyn Maxwell nació en Herfordshire, Inglaterra, en 1962. Estudió en las universidades de Oxford y Boston; actualmente imparte clases de creación literaria en el Amherst College, Massachusetts. Su trabajo ha recibido numerosos reconocimientos, incluyendo el Somerset Maugham Prize y el E.M. Forster Prize, otorgado por la Academia Americana de Artes y Letras. Su último libro, The Breakage (1998) fue finalista para los premios de poesía más importantes de Inglaterra. Ha montado tres obras de teatro en Londres y actualmente trabaja en traducciones de Joseph Brodsky. Es miembro de la Royal Society of Literature. Está casado y tiene una hija. Vive y trabaja en Londres.



No hay comentarios: