miércoles, 12 de mayo de 2010

LO ALBERGADO

















La casa de Luján
(bordaba y cosía vestidos)

Péndulos de hilo
habitaron el patio de la infancia de mi madre.
Máquinas de madera
cruzan el algodón incierto de esos días.
Una mujer indómita
bordaba el terciopelo negro de la espera.
De sus manos
surgía un manojo de formas
para los bastidores que cercaban su anochecido oficio.
Láminas descoloridas de Toulouse Lautrec
un baúl lleno de tiempo
una llave enorme
y miles de costuras eran la casa.
El tálamo de Luján siempre fue el color de las telas.


Con las moscas...

Con las moscas se espanta lo siniestro.
Ellas
afectan las cosas familiares.


Compañías

Al verano de dos mil siete
una noche se le apagó la luz
entonces salimos al patio
a contar cometas.
Al rato, acostados en el pasto
chiquititos y flotantes los astros
nos encendían.


Cenicientas
“…las muchachas orinaban apartando
la tela coloreada de su ropa”.
Saint John PERSE

con vestiditos estivales, tatuajes equivocados
y narices de ganso,
con los pies hinchados de la silla incómoda,
lentas veinte cuadras
sobrias, sin paciencia

vuelven las muchachas
a roma la vieja

vuelven
con una sencilla necesidad;

los hombres no las habían mirado.




María Paula Alzugaray (Rosario, Argentina) 


IMAGEN: Mujer bordando en el sillón- 1909- Pintura de August Macke.



No hay comentarios: