viernes, 2 de julio de 2010

INVIERNO

















Este gesto del invierno, a mí,
frío y aplicado.
Sí, hay algo en el invierno
de la medicina tierna.

De otro modo, cómo de repente,
de la oscuridad y el tormento,
la enfermedad confiada
le dirige sus manos.

Oh amable, sigue con tu brujería,
de nuevo rozará mi frente,
el beso santo, del anillo helado.

Y cada vez es más fuerte la tentación
de encontrar el engaño con la confianza,
mirarle los ojos a los perros,
abrazar los árboles.

Perdonar, como jugando,
y, habiendo perdonado
perdonar todavía a alguien.

Confundirse con el día invernal,
con su óvalo vacío,
ser siempre para el
su matiz, pequeño.

Reducirse a no existir,
para implorar detrás de las paredes
no una sombra mía, sino la luz,
por mí tapada.


Bella Ajmadulina

(Traducción de Natalia Litvinova)
ЗИМА

О жест зимы ко мне,
холодный и прилежный.
Да, что-то есть в зиме
от медицины нежной.

Иначе как же вдруг
из темноты и муки
доверчивый недуг
к ней обращает руки?

О милая, колдуй,
заденет лоб мой снова
целебный поцелуй
колечка ледяного.

И всё сильней соблазн
встречать обман доверьем,
смотреть в глаза собак
и приникать к деревьям.


Прощать, как бы играть,
с разбега, с поворота,
и, завершив прощать,
простить еще кого-то.

Сравняться с зимним днем,
с его пустым овалом,
и быть всегда при нем
его оттенком малым.

Свести себя на нет,
чтоб вызвать за стеною
не тень мою, а свет,
не заслоненный мною.

1961



Bella Ajátovna Ajmadulina. Poeta rusa (Moscú, 1937). Descendiente de tártaros, estuvo casada con el poeta E. Evtuchenko. Su voz poética está marcada por una relación con la naturaleza y un uso magistral de las imágenes visuales, que presentan al mundo como nuevo. La inspiración poética temprana de Ajmadulina se nutre de las estaciones del año, como se aprecia en Un cuento sobre la lluvia (1962). Más tarde, se desplaza hacia espacios metapoéticos, que le valieron el menosprecio de la crítica soviética por su carácter elitista. En su obra destacan las colecciones de poemas El secreto (1983) y El jardín (1987). Su estilo es solemne, semiparódico, caracterizado por la exuberancia del lenguaje, el uso de la perífrasis y un humor chispeante. Heredera de M. Tsvietáieva y A. Ajmátova, publicó el volumen de memorias Mig Bytiia (1997). Su obra ha sido traducida al inglés. En 1989 recibió el Premio Estatal de Literatura.