sábado, 17 de julio de 2010

LA CENA



Todos se fueron

juntos aún cenamos esta noche.
Ningún reloj para cargar
ni en la mesita de luz ni en la Historia
que casualmente pasa afuera, sobre el puente, hacia el Centro
después de haber puesto los huevos en los escalones de Redipuglia,
se saca del vestido, irritada, los cascotes, el polvo.

Meduno, una escalada de gritos dormidos.
Y tu frente lisa que aún más se distiende.

Esos ojos negros tibetanos
llenos de picudas nubes y aguas y helechos y azul profundo
su almendra severamente dulce
-mi fuerza-
que me sonríe por debajo de la muerta.

No me dejes. Quizá la realidad no dura
apenas más que el sueño, quizá no es
sólo un sueño que se puede tocar.

Mañana te llevan.

Mañana será un día perfecto
como un huevo. Como el huevo que descascaro entre las manos,
[lentamente
para no molestar tu clara transfiguración
con el ruido de la cascara que se despega.



Ida Vallerugo (Italia, Meduno, 1946)

(Traducción: Rocco Carbone)

La céna. A son gjûs via ducjus / i cenàn unmò insiémit snot. / Nissún orloi da tirâ sul né sul scabèl né ta la Storia / c'a passa par câs di four, sul punt, direta in Centro / dopu 'vê fat i ous sui scjalíns di Redipuglia, / a si para via dal vistît, infrastidîda, i rudinàs, la pôlvera. / Midún, una scjala di cígus cuietâs. / E io cjo cjarnêli lís che unmò di pí a si splana, // Chei voi néris tiberans / plens di píchis núvuli e âghi e felés e font blu / la lour mandurla dôlcja severa / - la mê fuârcja - / c'a mit rît da sot la muart. // No stâmi lassâ. Forç la realtât a na dura / un pôc di pí dal sum, forç a na é/ soul un sum c'a si pós tocjâ. // Domàn a ti puârtin via. // Domàn sarà una 'somada perfeta / come un ouf. Come l'ouf / ch'i speli fra li mans, plan / par no disturbâ la tó dara transfigurassion / cul rumor da li speli c'a si distàchin.