viernes, 7 de agosto de 2009

Ahora vuelo...



Ahora vuelo tan rápido

que bastaría que rozara con la uña
una cabeza de alfiler
para estallar en mil pedazos.

Antes prefería volar lento
y bajo.
Pasaba sobre las copas de los árboles
y veía a mi padre y a mi abuelo conversando.

Yo pasaba con miedo de que me vieran.
Pero nunca levantaban la cabeza.




Héctor Viel Temperley (Argentina, Buenos Aires, 1933-1987)



No hay comentarios: