viernes, 7 de agosto de 2009

Hay unas flores...



Hay unas flores violetas

en un monasterio
que en invierno crecen como un colchón
a la sombra de los árboles.
Y uno puede tirarse de pecho
sobre ellas
y sentir hasta el alma
la humedad de la tierra.

Un día, le pedía a Dios, con lágrimas:
Carajo, estate siempre así conmigo
como ahora.
A vos sí
te pido que me quieras.



Héctor Viel Temperley (Argentina, Buenos Aires, 1933-1987)


No hay comentarios: