lunes, 31 de agosto de 2009

NON FICTION


La luz de una estrella tardó veinte años
en atravesar el espacio, antes
de estamparse en la placa de Daguerre.
Así y todo, nos ha permitido ver asuntos
más remotos que las estrellas.

Capas infinitas envueltas en películas,
exposición que magnifica detalles hasta que,
liberados de cualquier confinamiento,
reducimos la distancia entre mirar y dejar
que una mano nos toque.

Se trata de un cambio en la experiencia.
Mapas detallados de lo real, para apresar
una verdad, en la que un resto de magia
permanezca.

(De: Sueño americano,
Caballo negro ed., 2009)
María Teresa Andruetto (Argentina, Córdoba, Arroyo Cabral, 1954)




No hay comentarios: