viernes, 12 de febrero de 2010

CUADERNO DEL NO HACER NADA



LEYENDO POEMAS SE ME HA HECHO TARDE



Leyendo poemas se me ha hecho tarde,
no es ésta la primera vez que me sucede,
puedo apostar a que habrá nuevas oportunidades,
puedo abandonar toda la confianza que no me tengo
en apuestas como estas,
y cifrar en futuras tardanzas
la razón de mis seguros fracasos.
Puedo, de este modo, conocer algo de mi destino:
lo más firme en mí es el fracaso,
y todos mis fracasos me conforman uno,
componen y constituyen
mi mejor parte.


NADA MÁS

Nada más pido a la tarde,
buen ejercicio es ceder
toda codicia.
Cierro los ojos:
tibieza de la luz,
algo de frío en los pies,
ramas que se mecen.
¿Mañana qué habré de decir?
Tampoco importa.
Esta noche
bajo la lámpara
recogeré trozos de sol
con la punta de mis dedos
tocándome los párpados.


POEMA NACIONAL

Domingo al mediodía,
la carne llega al punto lentamente.
No mucho más que hacer,
mejor no pensar en mañana,
lo porvenir nos cansa
y hemos de abandonar
esa patética costumbre
de vivir en pretérito.
Mejor será esparcir con cuidado la brasa,
no sea que el presente se nos queme.
Felicidad, si es que eso existe,
conjuga sólo en este ahora,
chirría como carne asada,
y nosotros, sagrada argentina familia,
hemos de resolverlo hincando el diente.


(De: Cuaderno de no hacer nada,
Sigamos enamoradas, 2009)

Roberto D. Malatesta (Argentina, Santa Fe, 1961)



No hay comentarios: