jueves, 25 de febrero de 2010

La planta interna que le regalé a mi novia para su cumpleaños



Con unas monedas que tenía ahorradas

de algún trabajo anterior,
salí a comprarte una planta interna
para que sea de compañía en tu pieza.
Ella no necesita demasiada luz
la podés poner cerca de la ventana
si es que esa es tu voluntad.
Quizás el nombre ayude para que se aferre
bien en su yo. Agua, toma como nosotros
un vasito a la mañana y otro a la noche.
Cuando la veas triste, con sus hojas caídas
un sol pequeño la pondrá de vuelta en orden.
Ya no somos niños ni queremos serlo
no tengamos hijos, pero por lo menos
que haya algo con vida entre nosotros.

(de: La Prefabricada,
Colección Chapita,
2009)
Julián Bejarano (Argentina, Ciudad Autónoma de Buenos Aires,1983)