miércoles, 9 de junio de 2010

LOS PERROS



Todos estén tranquilos:

Esta bala solo atravesó mi espalda.
Lejos habrá de quedar
La renguera del perro con la que engañamos
A los necios.
Un hueco es ahora
Donde habré de perder
El aire camino al "purgatorio ".

Nada más que a mí me afecta,
Y en mí -con toda humildad-, al mas vasto universo
(lo dicen las campanas).
Y
Ahora que las palabras
Se pudren sin que lleguen a la boca,
Me vendrán las ganas
De gritar cuanto te he querido.
Pero ya es tarde,
Como tarde es para rectificar el camino
O la estrategia,
Y nadie sabrá jamás
De quién es el vino que espera
Ser bebido
En una casa operativa
A la que nadie llegará por mucho tiempo.


(de: Los perros,
Inédito)
Patricio Torne



No hay comentarios: