martes, 15 de junio de 2010

LAVANDERA DE LA NOCHE



El árbol de Berlín

El árbol de Berlín
es pasto para los niños
sueña que es un árbol del mundo

mientras su canto es tierno en las mañanas
cuando el día pasa
responde al ruiseñor con sonidos de viento
sibilantes y misteriosos
como el nombre que traemos al nacer

El árbol de Berlín
cuando cae la tarde
se despide del murmullo
La savia
que al amanecer estallaba
en el corazón de las hojas
se aquieta como un cuerpo en resistencia

Azul
Pájaro
Trueno

Apenas me acurruco entre sus secretos
y me abrazo al tronco:

Amarillo y negro el árbol del otoño
me pregunta todo lo que no
puedo decir


Las aves

El ya no vive cerca
Se mudó a otra mujer

Sus brazos se alargan con la lluvia
para tocar el desamparo de las aves
en los puertos por donde viaja su alma

Yo
pasajera del día
más frágil que las aves
saludo a la distancia

El habita sin embargo en mí
polizonte
hace maniobras en el agua de mi cuerpo

la tarde se ha puesto transparente
es un sombrero de copa
la hojas anidan en el pavimento
el frío es un cuerpo que canta


Infancia bajo cero

la temperatura de mi alma baja
baja…
quietud
silencio
no estorbar
quedarse en el rincón
mirando la noche
opaca
dormida
ciega
inconsulta
inconsolable
apagada
envuelta
velada
mínima
inerte
casi


Clara Vasco


Clara Vasco. Poeta argentina. Nació en Caracas, Venezuela, en 1967. Desde los 8 meses habita en Argentina. Estudió Ciencias de la Comunicación en la UBA, y trabaja en el área de ventas en una empresa de servicios. Su primer contacto con la poesía fueron las conversaciones de sus padres y la biblioteca de su casa de infancia. En 1991 concurrió al taller de poesía de Gianni Siccardi, lo que le permitió compartir sus textos y enriquecerse con el conocimiento y la sensibilidad del poeta. En 1995 participó en el homenaje a Edgar Bayley, siendo seleccionada para integrar la plaqueta 11 poetas jóvenes. Algunos de sus poemas han sido publicados en revistas de poesía, como El Jabalí y fanzines de los cilcos Las vacas sagradas y Literatura Viva. Durante el 2006 condujo junto a Héctor Urruspuru (creador del ciclo) y Gerardo Curiá el ciclo de poesía Maldita Ginebra . Concurre intermitentemente desde hace cuatro o cinco años al grupo y taller de poesía El tren de la palabra, coordinado por Lidia Rocha e Inés Manzano. Lavandera de la noche es su primer libro.

Tiene un blog, donde pueden leerse MÁS POEMAS, clic aquí.
IMAGEN: Lapacho amarillo

2 comentarios:

Noctiluca dijo...

Gracias Marcelo. Que bello el arbol! me encanta. Y el otro tambien tenia las hojas amarillas.... Un abrazo!

Marcelo dijo...

Gracias a vos, Clara. Un beso.