lunes, 28 de junio de 2010

El buen salvaje












Llegué a creer que la felicidad
no es un asunto de los seres humanos
Y le llamé conocimiento
a una escarcha diaria y contagiosa
cuyo nombre es claudicación

Por todas partes me nacían camaradas
Veían grandeza en mi preocupación
llamaban madurez a mi infortunio
La miseria siempre ha gozado
de un raro y comunal prestigio

Ahora, cuando tu piel me dio el coraje
para agredir a la resignación
y bramar por la dicha en medio de las plazas

seres, instituciones, todo
me rehuye o me segrega
todo se aparta de mi lado, hiedo
Soy un peligro público que expande
la pestilencia de la libertad



Félix Grande Lara


Félix Grande Lara. Poeta español, nació en Mérida, Badajoz, en 1937. Considerado como uno de los principales renovadores de la lírica española, desde la publicación en 1967 de "Blanco Spirituals", en su obra se deja sentir la admiración hacia determinados autores, como Antonio Machado, Rafael Alberti, Pablo Neruda y, muy especialmente, César Vallejo, a quien dedicó "Taranto" (1971).Su gran pasión por el flamenco se percibe tanto en sus versos como en artículos y ensayos. Tal afición queda muy bien reflejada en la obra publicada en 1976, bajo el título "Memoria del flamenco", por la que obtuvo el Premio Nacional de Flamencología. En 1997 fue nombrado miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Obtuvo numerosas distinciones en su país. Tambiés es narrador. Las rubáiyátas de Horacio Martín - Editorial Lumen, S.A., (1978) es otro de sus libros, al que pertenece el poema publicado.