viernes, 9 de octubre de 2009

EL POETA


La tempestad podrá en olas deshechas

fingir pluma en el aire de un navio,
dejando entre la sombra y el vacío
erizadas las tablas más derechas.

El fuego podrá en llamas como flechas
hacer cenizas del palacio frío,
llevarse un pueblo desbocado río,
y rebaños y bosques y cosechas.

Podrá un cuerpo caer tras la saeta,
o tras la enfermedad o la locura
rumiar limosna el hambre más secreta.

Mas siempre la canción irá a la altura.
Se yergue entre las ruinas el poeta:
no hay desventura contra su ventura.



Baldomero Fernández Moreno (Buenos Aires -1886-1950)





No hay comentarios: