viernes, 9 de octubre de 2009

LA HAMACA



estaba yo en la hamaca paraguaya

despierto en la siesta bajo la entramada

ella se acercó sonriendo
tomó la soga con una mano
y despacito comenzó a hamacarme

el techo de paja cambió de lugar
volaba la cerca de ligustro
superponíanse las diversas hojas
los trinos deliraban en los huecos

por momentos el vaivén creció sin tasa
peligrosamente inclinado hacia el infinito
después se limitó a ser eterno
luego cesaba poco a poco
con inexorable paciencia

por fin el mundo quedó inmóvil
aliviado de mí



César Fernández Moreno (Argentina, Buenos Aires, 1919 - París, 1985)




No hay comentarios: