jueves, 21 de mayo de 2009

EL ALMA DE HUACO

















Hace como setenta noches que te trajeron. Ahí estás sobre mis libros huaco enigmático y austero; hay veces que parece te ríes de ellos; que te arqueas y haces crueles morisquetas como si te provocara bufonadas el inmenso cráter de las civilizaciones.

Entonces yo casi te pido “por Dios no te rías de estos libros que es el gran lenguaje de la sabiduría humana”… Cuando esto voy a decirte ya estás otra vez serio y con esa quietud imbécil que tienen y comienza el tormento de mis ojos, de mis manos y de mi boca contigo.

Todas las noches lo mismo ¿de dónde vienes? ¿desde cuándo vives? ¿quién te grabó esa cara enigmática y fea que hace llorar de terror a mi hijito? ¿y esa expresión irónica que tienes como para reírte siglos y siglos de todas las civilizaciones? ¿y esa mueca de tortura? ¿y esa quietud es un símbolo de raza muerta para siempre?

Tus piernas y tus brazos tan reatados, ¡tan inmóvil que das pena!

Me conmueves a la vez que me exasperas. Mi lengua te busca ese sabor extraño y sedante que tienes a entrañas de tierra y mis labios se resecan como si hiciera años que no bebieran… te huelo, te aspiro casi y pienso que ese olor a tierra milenaria ha de ser el mismo que tendrán mis huesos bajo tierra cuando pasen los siglos. ¡El mismo olor y sabor de mis huesos!

Huaco, patética imagen de algún fantástico guerrero, eres un símbolo de eternidad que transtorna y llena de inquietud mi vida tan sencilla. Ya mis ideas trascienden a cosa vieja y preocupada, se me están acabando los poemas ingenuos. El más allá ha empezado a grabarme un tatuaje oscuro en el corazón.




Blanca Luz Brum


(Texto sugerido por Marisa Negri)



Blanca Luz Brum. Escritora y activista uruguaya (1905-1985), nació en una zona rural del departamento de Maldonado próxima a Pan de Azúcar y se educó en un colegio religioso. Periodista, poeta, artista, editora, militante de múltiples y hasta muy encontradas causas, no limitó su intensa biografía a las estrechas fronteras del Uruguay sino que actuó en el ambiente cultural y político de varios países de América Latina, donde las singularidades de su personalidad llamaron la atención y provocaron la admiración de quienes la frecuentaron. Se casa a los 16 años con el poeta peruano Juan Parra del Diego que la rapta de un convento para casarse. Queda viuda a los 20 años. Viaja a Perú y edita la revista Guerrilla - Atalaya de la revolución que publicaba poesía rupturista y de contenido social. Como delegado al Congreso de Sindicalistas llega en mayo de 1929 a Montevideo, el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, el encuentro entre ambos es apasionado y Blanca Luz parte con él a México llevando a su hijo Eduardo. En México se casan y viven tiempos difíciles: la pareja y el pequeño hijo de Blanca Luz permanecen dos meses presos. Son liberados pero Siqueiros vuelve a ser encarcelado por seis meses. En México participa de las actividades culturales y politicas junto a Diego Rivera, Frida Khalo, Tina Modotti, Sergéi Eisenstein (que estaba filmando “Viva México”). En 1933, la pareja llega a Montevideo y es recibida por Luis Eduardo Pombo, Francisco Pintos, Vicente Basso Maglio, Jesualdo Sosa, Carmelo de Arzadum, Justino Zavala Muniz, entre otros. Cruzan a Buenos Aires donde son recibidos por la intelectualidad porteña, participan de la peñas literarias en boga y captan la atención del magnate periodístico Natalio Botana y su esposa, la escritora anarquista Salvadora Medina Onrubia. Botana ofrece a Siqueiros el sótano de su quinta Don Torcuato para trabajar. Allí, Siqueiros realiza una de sus obras más innovadoras, "Ejercicio plástico". La modelo de las figuras femeninas, nereidas y ondinas que pueblan las paredes, es Blanca Luz. La estancia en Don Torcuato culminó en gritos y escándalo debido al romance que sostenía Blanca Luz con Botana. Siqueiros parte a Nueva York y Brum permanece en Buenos Aires. Botana fallece en un accidente, la familia litiga por las propiedades y el bello Ejercicio Plástico quedó abandonado y deteriorándose en ese sótano, esperando que alguien salvara de la destrucción a la mayor obra realizada por Siqueiros fuera de México.
Ver los esfuerzos realizados por Héctor A. Mendizábal, descubridor y gran rescatador del mural, que golpearon (y siguen golpeando) contra la inoperancia del Estado: AQUÍ.
Aunque parece que finalmente, después de 16 años, en abril pasado, trasladaron el mural a la "Aduana de Taylor", detrás de la Casa Rosada, donde será restaurada por expertos mexicanos y argentinos. "Ejercicio Plástico" es una obra monumental interior que describe un cuerpo onírico de mujer que se repite y baila obsesivamente en la habitación, como en un cubo de cristal. Tal vez por eso, el gobierno (en una nueva muestra de incomprensión) ha prohibido por anticipado la vista al público de la obra.
Ver, aquí.



Justificar a ambos lados

No hay comentarios: