lunes, 4 de mayo de 2009

Galaxia 7



yo sé que este papel está aquí y que no habrá nadie ningúnotro nunca ninguno en ninguna otra parte nadie para llenarlo en mi lugar y ello podrá ser el fin del juego pero no habrá preludio ni interludio ni poslúdio en este juego en que por fin estoy a solas nada cuenta sino esta gana de cubrir el papel como se cubre un cuerpo y estoy solo y suelto nato y muerto nulo y otro en éste al final instante lance en que me entrego todo porque éste es mi tropo y son veinte años veinte años luz de ayuno y descuento de silencio y demencia de este punto hueco de este tiro seco abriendo hacia el eco que se cierra en el eco en el hilo nubil de un crepúsculo de nubes ordeñadas veo todo y traduzco en grafía esta cinta visible que cuelga de la ventana por una aérea bastilla de vueltas remansosas una casa otra casa el asfalto que desliza por sus rayas grafito esta ciudad se esponja como una sobra de almuerzo escurrido en papel y a lo largo se acrisola en polvos y brillos por un ladrillo de sol en abalorios biselados esta ciudad es un resto es una cola de octubre una goma canicular de sobres desengrudados y se pega en este papel dócil papel donde comienzo mi cuento no comienzo resumo mi espanto en un punto de papel machacado y sensible como una herida de vida abierta y húmeda nada cuenta sino esta gana esta lengua canina áspera que cubre la herida de saliva por donde escurre vida y amaranto azul y un plata-plenilunio influyendo por ese hilo de vida gallinas desplumadas cuartos bovinos picos crestas despachurradas entre piel y manteca amarilla ahora dentro de una esfera de plástico irradiante marrón-grana mientras voces tintinan y el hielo se disuelve en vasos de cristal la joven viene vestida de vidrio verde y coloca dos ratitas blancas en un estuche de pendejos el libro podría estar siendo leído ahora por una voz tan clara que el sonido helaría crisálidas de luz lapidada pero todo ésto no pasa del eco que acecha en la palabra hueco y se va a ver no hay nada nada sino papel marchito y marcado papel pisado desollado colgando de un gancho entre esperma y manteca de ternera una prosa hecha de limadura de prosa barbarela aúlla tumultulúbrica en este paradiso psicodélico que confina con un infierno de moscas marchitas y mariposas empaladas borborigman colores magmárcidas en esta viscosa placenta del nada medida por un compás de muslos branquilongos, muslos danzarines mordidos por muñecas de diente-de-sable Vampirogolosas gárgolas bambinas husmeadoras de carne cruda y de nuevo cuelga la cinta luminosa de nuevo la limaza de sol se escurre en el asfalto grafito y de la ventana una mirada translitera este hilo de escritura en morse visible quiero decir que todo esto es una traducción un traducir para un modo sensible donde algo se encadene y complete esta mano del juego casi se consumó y aún se puede ver barbarela retorciéndose en un círculo fálico como una xiva de luz neón poco se va a aprender en esta anarcopedia de formas volubles sino que el rojo útil funge los nácares corruptos



Haroldo de Campos

(Traducción de Héctor Olea)


eu sei que este papel está aquí e que nâo haverá ninguém nenhum outro nunca nenhures em nenhuma outra parte ninguém para preenchê-lo em meu lugar e isto poderá ser o fim do jogo mas nâo haverá preludio nem interlúdio nem poslúdio neste jogo em que enfim estou a sós nada conta senâo esta minha gana de cobrir este papel como se cobre um corpo e estou só e sôltó nato e morto nulo e outro neste afinal instance lance em que me entrego todo porque este é o meu trôco e sâo vinte anos vinte anos luz de jejum e desconto de silêncio e demência deste ponto oco desde tiro seco abrindo para um beco que se fecha no beco no fio violeta de um crepúsculo de nuvens ordenhadas vejo tudo e traduzo em escritura esta fita visível que pende da janela por um aéreo debrum de voltas remansosas uma casa outra casa o asfalto que desliza por suas raias grafite esta cidade se esponja como um resto de almoço escorrido em jornal e no alto se apura em pós e brilhos por um ladrilho de sol em vidrilhos vidrados esta cidade é um rest é uma cola de outubro uma goma canicular de envelopes desgrudados e pega neste papel o dócil papel onde começo meu conto nâo começo resumo meu espanto num ponto de papel machucado e sensível como uma ferida de vida aberta e úmida nada conta senao esta gana esta língua canina áspera que cobre a ferida de saliva por onde escorre vida e amaranto azul e um prata- plenilúnio infletem nesse fio de vida galinhas depenadas num açougue de quartos bovinos bicos cristas despencadas entre pele e gordura amarela agora dentro de uma esfera de plástic irradiante marrom-rubra enquanto vozes tilintam e o gelo se dissolve em copos de cristal a moça vem vestida de vidro verde e coloca dois ratinhos brancos num tufo de pentelhos o livro poderia estar sendo lido agora por uma voz tâo clara que o som gelaria crisálidas de luz lapidada mas tudo isto nâo passa do eco fechado na palavra beco e se vai ver nâo há nada nada señao papel murcho e marcado papel pisado esfolado pendendo de um gancho entre esperma e gordura bovina uma prosa feita de limalha de prosa barbarela guincha tumultulúbrica neste paradiso psicodélico que confina com um inferno de moscas murchas e borboletas empaladas borborigmam cores magmárcidas nesta viscosa placenta do nada medida por um compasso de coxas branquilongas muslos dancarinos mordidos por bonecas de dentes-de-sabre vampirogulosas bâambolas bambinas farejadoras de carne crua e de novo pende a fita luminosa de novo a lesma do sol se escorre no asfalto grafite e da janela um olhar translitera este fio de escrita em morse visível quero dizer que tudo isto é uma traduçao um traduzir para um modo sensível onde algo se encadeie e complete esta mâo do jogo quase se perfez e ainda se pode ver barbarela estorcendo-se num círculo fálico como um xiva de luz neón pouco se vai aprender nesta anarcopédia de formas volúveis senao que o vermelho útil funge os nácares cediços



Haroldo de Campos. Escritor brasileño (São Paulo, 1929-2003). Autor de una obra mayúscula en poesía, ensayo, teoría y traducción, y su labor se ha convertido en un referente para la creación y el pensamiento universales. Junto a los también brasileños Augusto de Campos y Décio Pignatari, fundó a mediados del siglo XX la Poesía Concreta, el último gran movimiento vanguardista de la post-guerra. Esta corriente postula una absoluta renovación en el lenguaje del poema, que de la página salta al cine, la música o la pintura y llega incluso a la política y la publicidad. Y ello sin olvidar la preocupación social y el compromiso con su tiempo. Como traductor, vertió al portugués obras de Homero, Dante, Goethe, Mallarmé y Maiakovski, así como textos bíblicos, entre ellos el Génesis y el Eclesiastés, entendiendo siempre la traducción como «transcreación». Su obra ensayística destaca entre la más relevante del continente americano. Fue distinguido con el Premio Jabuti en distintas convocatorias (1991, 1993, 1994, 1999 y 2002). En 1999 recibió en Francia el Premio Roger Caillois y en México el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo. Publicó -entre otros- los siguientes libros de poemas: Auto del poseso [1950], Ajedrez de estrellas [1976], Signantia: quasi coelum [1979], Galaxias [Galáxias, 1984], La educación de los cinco sentidos [1985], Crisantiempo [1998] y La máquina del mundo repensada [2000]. Algunos de sus ensayos son: Teoría de la poesía concreta (en colaboración con Décio Pignatari y Augusto de Campos, 1956); Metalenguaje: Ensayos de teoría y crítica literaria (1967) y Ruptura de los géneros en la literatura latinoamericana (1977).

El texto publicado es el séptimo de GALAXIAS, un libro de cincuenta fragmentos compuestos entre 1963 y 1976, escritos en una especie ambigua que el mismo De Campos denominó "Proesia".



No hay comentarios: