domingo, 13 de septiembre de 2009

LA NIEVE


La quebradiza nieve debía abandonar sus huellas
en las paredes de ayer, los senderos hacia adentro
y traer amigos a nuestra puerta
en algún momento del oscuro invierno.

Alguna vez en abril conseguiré al fin
las flores prometidas a ti hace mucho tiempo,—
pensar en ello
nos ayudará a seguir.

La noche es un placer para nosotros,
pienso durmiendo, y qué cálidas seguridades
me traes tú,
libre de tí misma, dando al fin.

Yo era viejo, estaba confundido, estaba esperando,-
para concluir con una vieja canción,
no obstante el último eco hiriente
traído al hogar.



Robert Creeley (E.E.U.U., Arlington, 1926)

(Traducción de Alfredo Casey,
Dos siglos de poesía norteamericana,
Ed.A.Zamora, Bs.As., 1969,
Ed.no bilingüe)



No hay comentarios: