martes, 3 de febrero de 2009

de amor...

















La muchacha partió


La muchacha partió
adiós adiós
ya todo está en el cielo
azul de la noche
el regreso a casa es más lento
la soledad espía oculta en el ropero
pero no hay más sombras
la cama está llena de luz.





Nuestros cuerpos arden


Nuestros cuerpos arden en la noche
como animales dorados.
La inteligencia es una espada
que cela en la oscuridad.





José Luis Mangieri nació en Buenos Aires en 1924. Con un pie en la poesía y otro en la política, a lo largo de los últimos cincuenta años ha venido desarrollando múltiples tareas en el ámbito de la vida argentina. Poeta, periodista, editor y, sobre todo, agitador cultural, ha servido de memoria y nexo a varias generaciones de artistas e intelectuales argentinos, constituyéndose en una referencia insoslayable para quien desee conocer profundamente los protagonistas y las circunstancias por las que atravesó este país. Desde La Rosa Blindada, Ediciones Caldén y Libros de Tierra Firme -editoriales en las que, prácticamente sin apoyo alguno publicó unos 800 títulos-, pasando por la militancia política en la izquierda revolucionaria, pero sin olvidar sus míticos asados, ha servido de vínculo y dado a conocer a muchos de los más importantes artistas nacionales. Acaso por todo ello, la Universidad de Buenos Aires, a través de su editorial Libros del Rojas, ha publicado Es rigurosamente cierto (Buenos Aires, 2005), una suerte de autobiografía de Mangieri a muchas voces (*). Asimismo, ha sido reconocido públicamente con el Premio Konex 2004: Mención Especial en la categoría Letras; con el premio Trayectoria Editorial 2005, otorgado por la Fundación Et Libro, y declarado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires por la Legislatura porteña en 2007 (Nota Editorial).
Los poemas y la Nota fueron extraídos de: "Poemas del amor y la guerra" (2008), libro que el autor alcanzó a ver publicado gracias a Javier Cófreces y Ediciones en Danza (y a la perseverancia de Jorge Fondebrider, "que consiguió los originales"), después de 25 años de postergaciones en beneficio de los poetas argentinos que publicaba, e incluye su único otro libro editado en 1962: "15 poemas y un títere".
Murió en Buenos Aires, en 2008.


(*) Ver la que escribió el poeta Jorge Aulicino: "Me llama poderosamente la atención", aquí.

No hay comentarios: