sábado, 9 de mayo de 2009

Cruzas una calle...














Cruzas una calle.
El automóvil no te atropella.
No eres tú quien está dentro
de la ambulancia, ni eres llevada
al St.Vincent's Hospital. No es
tu madre la que ha muerto.
Tú no eres la mujer cuyo hermano se fue
a la guerra y ha muerto en combate.
Tu nombre no aparece en ninguno
de los registros de las catástrofes.
No has sido atacada, violada ni mutilada.
No has sido secuestrada. No estabas
en el velero que se hundió en el mar
con veinte pasajeros a bordo.
No has estado en un campo de concentración
ni tampoco en el buque de refugiados
al que no se le permitía entrar
en ningún puerto.
No fuiste encarcelada en España,
tu familia no fue torturada por Franco.
No te ha ocurrido nada de eso.
Pero cuando cruzas la calle, el viento
levanta el polvo y, antes de que toque
tu cara, sientes como si todos
esos horrores te hubieran ocurrido a ti;
sientes la innominada ansiedad,
el corazón que se encoge, la asfixia,
el ahogo producido por el dolor,
el horror que siente el alma
cuando está siendo apuñalada,
Un drama invisible.


(Diario, Mayo de 1943)

Anaïs Nin

(Texto sugerido por Nicolás Passarella)


Anaïs Nin (París, 1903-Los Ángeles, 1977). Escritora estadounidense de origen francés. A los once años dejó Francia para ir a vivir a Estados Unidos. En la década de 1920, ya casada, regresó a París y estudió psicoanálisis con Otto Rank. Contactó con varios artistas famosos y empezó a escribir. En 1936 publicó su primera novela, La casa del incesto, y tres años después escribió Invierno artificial. Su relación amorosa con Henry Miller ocupa buena parte de uno de sus siete Diarios, que abarcan el período comprendido entre 1931 y 1974. En los años sesenta su figura y su obra fue reivindicada por los movimientos feministas en auge. Una espía en la casa del amor (1954), Collage (1964) y Delta de Venus (1977) son otras tres de sus novelas más conocidas.


No hay comentarios: