lunes, 2 de noviembre de 2009

Tal era la lógica del verso...
















Tal era la lógica del verso. Poner la frase

Despacio. Todo lo que estaba en el suelo.
Ficciones
Abandonadas. Ruidos minúsculos que la calle dejaba
Sobre las fachadas. Lo que le faltaba a la vista.
La diferencia entre el hombre y la mujer. La
Tórtola gris. El calor moreno. Las desigualdades provocadas
Por la caminata. Matas grises o verdes de hierbas.
Levantamiento de polvos acumulados.
Lo que decías.
Lo que yo decía. Fingidos amores. Palabras oscuras
Pronunciadas a la antigua. Y también el gargajo.
La hermana episódica. Las penetraciones necesarias.
Algunos olores que yo no sabía reconocer.
Y repeler tu lengua.

La necedad, la imbecilidad afectiva.
El cielo hace ruido. Hago, muy de golpe
Incuestionables progresos en la detección de la mentira.
Me basta con ya no creer ni una palabra de lo que me dice.
Incluso cuando habla de lo que hará en un instante.
Incluso cuando dice que se siente un poco densa.
Bajo la piel.
Incluso cuando se acerca para decir que se acerca.
Llueve.

Me basta con retener esto: que las palabras
Dichas están dichas. Y que eso no puede ser de otra manera
Porque, ¿cómo vivir en la mentira
Si no se dice que vivimos en la mentira?


Henri Deluy

(Traducción de Jorge Fondebrider)

Henri Deluy. Poeta francés (1931). Director de la Bienal Internacional de Poetas de Val-de-Marne (Francia), así como de la importante revista Action Poetique. Es miembro asímismo del Comité de Redacción de la Revista If. Traductor desde varios idiomas, ha publicado los libros de poemas For intériur (1962), L' amor privé (1963), Marseille, Capitale Ivry (1977), Táimer (1979), Peinture pour Raquel (1984), La substitution (1984), Première version la bouche (1984), Ving-quatre heures d'amour en juillet, puis en aoút (1987), Le temps longtemps (1990), Premières suites (1991), La répetition autrement la difference (1992) y L'amour charnel (1994).

No hay comentarios: