lunes, 19 de enero de 2009

AYVU RAPYTA


















En un estudio hecho a pedido del Dr. Manuel Gamio, director del Instituto Indigenista Interamericano, y publicado en América Indígena, dividí la ciencia médica de los Mbyá en medicina mística y medicina racional. De la medicina racional me ocuparé en el capitulo siguiente; la medicina mística protege a la tribu contra las acechanzas de Mba'e Pochy, cuyos agentes, ya en forma de duendes malévolos, ya en forma de hechiceros rivales, persiguen a los hombres, introduciendo en sus visceras, guijarros, insectos, hojas venenosas. Es misión de los iñarandu porã i va'e, "los que poseen la buena ciencia", sanar a los embrujados y castigar a los culpables; recibir mensajes de los dioses referentes a la vida tribal; dirigir los cantos y las danzas. En la primera parte de este capítulo, el mayor Francisco, de Tava'i, describe las facultades del médico agorero, que puede ser hombre o mujer.


CAPITULO IX
Primera parte


Los que se inspiran en la buena ciencia, conjurando los maleficios: los lugartenientes de los Jakairá


Quienes poseen entendimiento,

ilimitado amor al prójimo reciben de los de arriba.
Ilimitada
fortaleza y grandeza de corazón reciben también.
Aquel que entre todos
los demás en mayor grado entendimiento
verdadero posee,

obtiene valor para las obras buenas, inspirándole por los Situados
encima de nosotros.

En esta forma le honran los Seres Buenos.
Palabras para acrecentar su fortaleza en plazo no lejano le hacen
pronunciar.



2


Por consiguiente,

los que pronuncian plegarias hermosas,
por más que vean,
por más que escuchen cosas
que incitan a la cólera,

no se encolerizan.




3

Quienes se inspiran en la buena ciencia,
quienes fortaleza y valor
reciben de los de arriba,
son los lugartenientes de Jakairá.

En virtud del poder de conjurar de los Jakairá, conjuran los maleficios.
Las señoras, los señores que poseen la buena ciencia,
extraen las
larvas de las moscas.



4

En todos los asientos de fogones existe una persona de esta clase.
Los guijarros con que nos hieren los habitantes ociosos de la tierra,
y los dueños de los barrancos precipitosos de los arroyos,
aun estas cosas las conjuran y extraen
quienes ejecutan buenas obras.




5

Los que pronuncian buenas plegarias extraen las hierbas nocivas,
en virtud de la facultad de conjurar de los de arriba, de los Jakairá.



6

Cuando un árbol de alma indócil hiere a alguien,
los que poseen la buena ciencia conjuran el maleficio, extraen el mal.
Entre todos los árboles, el que posee alma más feroz es el lapacho.
Aun cortando en pedazos el lapacho, su alma no desaparece;
por
consiguiente este árbol no lo usamos nosotros para horcones
de
nuestras viviendas.
El árbol de alma dócil es el cedro, el árbol de Ñamandú;
otro es el Aju'y blanco.



7

El que carece de entendimiento, el que posee la mala ciencia,
permite que se bifurque sobremanera su amor;
aun aquellas cosas que no debieran enfurecerle, le enfurecen
en
extremo:
procediendo así el Ser Furioso lo inspira.
A los de esta clase, que utilizan su mala ciencia en detrimento
de sus semejantes, a los de esta laya les llamamos:
"los que hieren furtivamente al prójimo".




8

Cuando hay hechiceros, debemos escarmentarlos ejemplarmente;
debemos inferirles numerosas heridas en las muñecas.
Si muere aquel que ha sido herido furtivamente
debemos matar también al hechicero, para acabar con los que
dejaron de amar al prójimo.



9

A aquel que por desamor e hiriendo furtivamente a su semejante,
haya desolado el hogar de un prójimo,
debemos matarlo también para que haya justicia.
Únicamente procediendo así estarán contentos la madre y el padre
del muerto,
y sanará el dolor de corazón de la madre.


Un aspirante a la buena ciencia.


10
Yo recorro los alrededores de las casas de quienes pronuncian
buenas plegarias esparciendo la neblina (1).
Perseverando así, aprenderé numerosas palabras para fortalecer
mi espíritu.

Por esto es que concurro a tales lugares, para que lo vean
los verdaderos padres de mi alma;

y para que en un futuro no lejano me hagan decir muchas
palabras.



11

Por consiguiente, no quiero ofender a mis semejantes;

en caso de enemistarlos, pecaría contra mis primeros Padres.
Por consiguiente, aunque mis semejantes se equivoquen,
los escucho sin prestarles importancia (2).

Procediendo asi, Nuestros Primeros Padres
sin duda alguna me harán pronunciar numerosas bellas palabras
para el fortalecimiento de mi espíritu.



12

Aunque nos amemos sinceramente,
si permitimos que nuestro amor se bifurque,

no hemos de alcanzar valor,
fortaleza.



13

"Ve a la tierra, mi hijo,

y aunque toda clase de cosas nefandas deberás ver,

has de afrontarlas con grandeza de corazón";
el que Nuestros Primeros Padres pronunciaran estas palabras
lo vemos.
Por consiguiente, debemos dedicarnos con fervor
a la obtención de la vida imperecedera.



14


Bien, siendo asi, seamos fuertes, seamos valientes
todas las noches, todos los días;
pues solamente si afrontamos con valor la sucesión
de las noches y los dias,

enviará Nuestro Primer Padre a los dirigentes
de sus numerosos hijos
que alberga frente a su propio corazón junto a los bien amados;
hará, efectivamente, que desciendan;
en verdad, hará que ellos pronuncien largas series de bellas palabras.

El que habla se dirige a los presentes:

15
"Pues bien, señores, señoras,
esforzaos (3) en virtud de la conciencia (4) que tenéis de los verdaderos
Padres de nuestras almas,
para luego descansar".


(1) Humo de tabaco

(2) Los perdono
(3) Danzad
(4) Conocimiento




CAPITULO IX

Arandu porã ogueno'ã va'e, mba'e mbojaitya,
Jakairakuéry pyrõnga

Primera Parte

1

Ijarakuaa va'e
mborayu ijapÿ'e va'e ogueno'ã yvateguágui.
Mbaraete, mby'a guachu ijapy'eÿ va'e ogueno'ã avei.
A'e javikue i gui ijarakuaave aémava,
ipy'a guachu iporã ápy, Nande Aryguakuérygui.
A'éramiramo, ombojerovia Mba'e Porãkuéry.
Mbaraete rekorã mba'e i kuri katuéramo jepe e'iuka ño




2

A'éramiramo,
oñembo'e porã i va'e
oecháramo jepe,
oendúramo jepe

ogueropochy va'erã,
ndogueropochýi.



3


Arandu porã ogueno'ã va'e mbaraete rekorã,
mby'aguachu rekorã oupity yvateguágui,
Jakairakuéry pyrõnga.

Jakairakuéry mbojaity águi mba'e vai ombojaity.
Kuña karaikuéry, karaikuéry iñarandu porã i va'e,
mberu ra'y ombojaity.




4

Tataypy rupa jave íre, peteĩ teteĩ a'éramigua oiko.
Itara'ÿimy ñandapíramo yvýre itáva rei va'e,
yakã yvy'ã ja,
a'e va'e jepe omba'eapo porã i va'e

ombojaity, oguerochyry.



5

Oñembo'e porã i va'e ombojaity ka'avo yvategua,
Jakairakuéry mbojaityágui.



6

Yvyra iñe'ê katupyry'eÿ va'e oporoapíramo,
iñarandu porã i va'e oguerochyry, ombojaity.
A'e javikue yvyra iñe'ê avaeteve va'e, tajy.
Tajy jajagáramo jepe, iñe'ê ndochyrýi;
a'éramiramo yvyra ko va'e ore ytarã ndoroiporúi.

Yvyra iñe'ê katupyry va'e, ygary, yvyra Ñamandu;
amboae, Aju'y Chĩ.




7

Ijarakuaa'eÿ va'e, iñarandu vai va'e,
omoakãmby ño mborayu;
ogueropochy va'erãramigua'eÿ jepe ogueropochypa katuĩ:
Mba'e Pochy ombojerovia a'érami.
A'e va'éma katu, guapicháre oarandu vai oiporu va'e,
a'e nungápema "poroavykya" ro'e.



8

Poroavykya oikóramo, ñamondýi vaipa va'erã;
ipoapýrupi ñaikychĩmba i va'erã.
Embiavykykue omanóramo katu,
jajuka i avei va'erã, oporoayu'eÿ va'e opa anguã.




9

Porayu'eÿgui poroavykyápe
guapicha porã omoambaguéma ramivy,
jajukaramo maê a'eve.
A'éramo ae omano va'ekue chy, tuúpe a'eve va'erã,
ichy py'a rachy okuera i va'erã.

Arandu pora oguenó'áche va'e.

10
Oñembo'e porã va'e rokárupi aroguata tatachina
A'évyty, ñe'ã che mby'a guachu rekorã aikuaa iño va'erã.
A'érupi a'éramo aiko, che che Ñe'êy Ru Etekuéry oecha anguã;
kuri katuéramo jepe ñe'ã mba'e i e'iuka ño va'erã.



11

A'évyrima, che rapicha i kuéry namotare'ÿchéi;
amotare'ÿvy nda'u, Che Ru Tenondekuérype ajeavy va'erã.
A'éramiramo che rapicha i kuéry ojeavy i ramo jepe,
aendu veipa i va'e.

A'éramiramo,
mbaraete i rekorã mba'e i e'iuka ño eteve va'erã
Ñande Ru Tenondekuéry.



12

Jajeayúri uete jepe,
ñamoakamby ño ramo katu,
ndajaupitýi va'erã mby'aguachu rekorã,
mbaraete rekorã.



13

"Tereo yvýpy, che ra'y;
opa marãngua reecha va'erãvy jepe,
reropy'a guachu va'erã",
e'i aguéramo Ñande Ru Tenondekuéry jaecha.
A'évare, teko porã ijapy'eÿvare
ñañemomburu va'erá.




14

Néi, a'éramo, ñane mbaraete, ñande py'a guachu
kuaray rupa ñavõ, jechaka rupa ñavõ:
a'e va'e jaropy'a guachupávy ae je
Ñande Ru tenondegua gua'y ruvicha vicha
opy'a rechéire meme ogueno'ã va'égui
ojokuái ño va'erã jeayu porãpe;
ogueroyvyiuka ño va'erã,

omoñeychyrõuka ño va'erã ñe'é porã.


15
Néike, karaikuéry, kuña karaikuéry,
peñea'ã ike peñandu i reívy ñane Ñe'êy Ru Etekuérype,
japytu'u i anguã.




Nota: No fue posible, dada la configuración de las fuentes del blog,
respetar totalmente la grafía guaraní; por eso la "y", aparece con diéresis en lugar del acento circunflejo que lleva originariamente; algo parecido pasa con "e".




Los textos indígenas transcriptos pertenecen a la comunidad Mbyá-Guaraní del Guairá, del Paraguay, compilados y comentados por León Cadogan en la década del 50' del siglo pasado. Cadogan fue un investigador paraguayo que conoció desde el interior la cultura guaraní, ya que los sacerdotes de las tribus le revelaron directamente sus enseñanzas religiosas, en lengua guaraní (que luego el mismo Cadogan tradujo al español),
que eran anónimas
-eminentemente orales- y se transmitían de generación en generación.
Se trata de uno de los capítulos del Ayvu Rapyta, clásico de la etnología americana y de la poesía guaraní, la tercera edición de la obra preparada por Bartolomé Meliá, en 1992 (Ver más datos en www.musicaparaguaya.org.py/AyvRapyta.htm).El Ayvu Rapyta -la Palabra, el Verbo- es una recopilación de mitos, leyendas y tradiciones de la cultura guaraní. En el prólogo, el estudioso Egon Shaden señala que en el Ayvu Rapyta, no parecen haber quedado vestigios de influencias cristianas (ni de las misiones jesuíticas), ya que los textos conservan su pureza original, cosa que no ocurre con otras poblaciones guaraníes. La imagen es una reproducción de Pablo Vera, de Yro'ysã, uno de los caciques que le revelara a Cadogan estos saberes esotéricos, en compensación por haber obtenido la libertad de un indio que estaba preso en la cárcel de Villarica.
Otro de estos cantos sagrados, "El fundamento del lenguaje humano", puede leerse en www.staff.uni-mainz.de/lustig/guarani/ayvurap1.htm

2 comentarios:

anareis dijo...

Estou fazendo uma campanha de doações para criar uma minibiblioteca comunitaria na minha comunidade carente aqui no Rio de Janeiro,preciso da ajuda de todos.Doações no Banco do Brasil agencia 3082-1 conta 9.799-3 Que DEUS abençõe todos nos.Meu e-mail asilvareis10@gmail.com

Marcelo dijo...

Hola Anareis. La verdad es que no cuento con libros escritos en lengua portuguesa, que sería supongo lo que andás buscando para tu biblioteca. Pero publico tu comentario, porque es posible que algunos de los lectores del blog (tal vez los lectores de poesía brasileña), puedan ayudarte.