viernes, 23 de enero de 2009

Cuando llega el atardecer...
















Cuando llega el atardecer, nos preparamos para un viaje
que no se realizará nunca porque está claro que no nos vamos
pero de todas maneras cada tarde hay un momento
muy especial pues antes de abandonarlo todo es necesario
poner en orden la casa y cada uno de nuestros pensamientos
que ocupaban tanto sitio y no quedarnos más que con uno
o dos, los más ligeros, como equipaje

cuando llega el atardecer, es como si alguien
que no eres tú dispusiera de cada cosa
en tu lugar, pero sin hacerte sufrir, sólo
para ayudarte y uno empieza, dios sabe por qué,
a amar a este compañero sin rostro y cuando hay
que partir casi querría uno abrazarlo a él, que no
se va, y se queda uno con él, hasta muy tarde,
bajo la sombra de las ramas.



Claude Esteban

(Traducción de Enrique Moreno Castillo)

Le soir venu, on se prepare pour un voyage
qui n'aura jamais lieu puisque bien sûr on ne part pas
mais c'est quand même chaque soir un moment
très extraordinaire car avant de tout quitter il faut
mettre en ordre sa maison et chacune de ses pensées
qui prenaient tant de place et n'en garder qu'une
ou deux, les plus légères, pour son bagage

le soir venu, c'est comme si quelqu'un
qui n'est pas vous disposait de chaque chose
à votre place, mais sans vous faire souffrir, juste
pour vous aider et l'on se prend, dieu sait pourquoi,
à aimer ce compagnon sans visage et quand il faut
partir on voudrait presque l'emhrasser, lui qui ne
s'en va pas, et l'on reste avec lui, très tard, sous les ombrages.




Claude Esteban (París, 26 de julio de 1935 - París, 10 de abril de 2006). Poeta y ensayista francés. Nacido en París de padre español y de madre francesa, dividido entre dos idiomas, fue el autor de una obra poética destacada en los últimos decenios del siglo XX y a principios de este siglo. Escribió también numerosos ensayos sobre poesía y lenguaje y fue el traductor al francés de algunos poetas de lengua española, como Jorge Guillén, Octavio Paz, Borges, García Lorca, César Vallejo, Quevedo y Góngora. Publicó muchos ensayos sobre arte, artistas modernos (Ubac, Vieira da Silva, Palazuelo, Morandi, Chagall, Braque, Chillida, Giacometti...), pero también sobre pintores antiguos (Goya, Velázquez, Rembrandt, Claude Lorrain, Caravaggio...). En 1973, fue el fundador de la revista de poesía y arte Argile, publicada por Maeght (24 números, hasta 1981). Libros: La estación devastada (1968), Aquella que no duerme (1971), Creyendo nombrar (1972), En el vacío que viene (1976), Como un sol más oscuro (1979), Tierras, trabajos, el corazón (1979), Conjunción del cuerpo y el jardín (1983), Doce en el sol (1983), El nombre y la permanencia (1985), Elegía de la muerte violenta (1989), El insomnio periódico (1991).

No hay comentarios: