domingo, 19 de abril de 2009

IMAGEN






Porque mi corazón es trashumante
y desasido está de casa y pena,
y sube a mi pupila cual diamante
que brilla a una luz suave la serena;

y porque ama vagar desde el menguante
hasta el creciente, y porque tiene cena
de rocío de aire y del fragante
ritmo que en los caminos baila y suena:

yo me parezco a un perro vagabundo
que hace su siesta al sol bueno y fecundo,
y al despertar, enorme de ilusión,

mira el manso paisaje largamente
para que la quietud que tiene al frente
se le vaya enredando al corazón.




Enrique Banchs (Buenos Aires, 1888-1968) 




No hay comentarios: