viernes, 24 de abril de 2009

LOS DESEOS IRREPRIMIBLES



Cuando la mano ya inició

el movimiento
uno tiene la conciencia fugaz
del mal que está por cometer.
La ropa caerá,
el vino será derramado,
el corazón sangrará para siempre.

Pero uno no puede detener el movimiento.




Cristian Aliaga (Tres Cuervos, Provincia de Buenos Aires, Argentina, 1962) -Reside en Comodoro Rivadavia, Chubut.





No hay comentarios: