viernes, 18 de diciembre de 2009

LUNAS DE QUING DAO














Los marineros de Quing-Dao
sueñan con sirenas
que aman ser besadas tiernamente
sobre las playas del mar de Sei Jun


Los marineros de Quing-Dao
por cada mujer que conocen se tatúan una estrella
en lo que llaman el cielo del amor
nadie puede mentir ya que la mentira
los condena a la soledad eterna después de muertos

algunos tienen los brazos llenos de estrellas
otros las espaldas o el pecho

por cada hijo que tienen
se tatúan un sol
por cada hija una luna

así es como se reconoce a simple vista
a cualquier marinero de Quing-Dao


Creen en el mar como una madre generosa
donde buscan los peces más grandes para llevar a sus amigos
con los que harán una gran cena
donde beberán y cantaran canciones de amor
que solo el sol del amanecer podrá interrumpir

A los marineros de quing dao
les gusta el tango de un lejano país
donde dicen están las mujeres más hermosas
y las canciones más tristes
y en cuyas tierras cabrían
miles de islas como Quing Dao

Cuando un marinero de Quing Dao se hace viejo
va todas las tardes al mar
a ver los barcos
y a recordar las historias
ya amalgamadas para siempre
con las más dulces mentiras


Los hijos de los marineros de Quing Dao
hacen barquitos de papel y sueñan
en viajar por el mundo como sus padres

cuando llueve en Quing Dao
los charcos se llenan de barquitos de todos los colores
de todas las formas
el que hace el más hermoso es premiado con un viaje
hasta la isla vecina de sin tse
donde le regalarán una gorra que dice capitán
que lucirá orgulloso ante sus amigos



las mujeres de los marineros de Quing Dao
se reúnen todas las tardes
a contarse los sueños mientras tejen
bellísimos tapices con los paisajes de esos sueños
que luego se regalarán se entre sí
en señal de amistad
para abrigarse del frío invierno

Cuando nace un nuevo
habitante en Quing Dao
se declara el día de tal o cual
en que este es considerado como un héroe
los familiares hacen una torta de miel
y plantan un árbol en la plaza local

los encargados de estos eventos especiales
vuelan un barrilete con su nombre
que será visto por todas las islas vecinas


Como no hay guerras en las islas
el ejercito se suplanta por un grupo de artistas

cuando hay una disputa o algo así
se resuelve mandando los mas diestros bailarines poetas y pintores
que tratarán de honrar la gloria de la amistad
contando las antiquísimas historias
de hermandad entre las islas

otras de las maneras de resolverlas
es nadando hasta la isla vecina
lo que es señal de buena intención


(Del libro: Los marineros de
Quing Dao, inédito)
Daniel Omar Martinez

(Selección: Ignacio Uranga)

Daniel Omar Martinez. Poeta argentino, Rio Negro. Allen, 1963, actualmente reside en Bahia Blanca. De profesión librero. Editó katrú, 2004, Graf Ediciones, El circo de los pobres sueños, 2008, Hemisferio Derecho Ediciones, y La extrañadora, 2009, Hemisferio Derecho Ediciones. Participó en las antologias Gruñendo , y La ciudad letrada, Colección desde la gente, del Instituto de Fondos Cooperativos del Fondo Cooperativo 2004 Buenos Aires. Ha colaborado en diversas revistas locales e internacionales dedicadas a la literatura en formato papel y virtuales. Su libro katrú (LEER completo en PDF), fue traducido al neerlandés en 2009 por Fa Claes. Tiene varias obras inéditas.

No hay comentarios: