miércoles, 24 de marzo de 2010

LA RAMA SECA



Amo que tus pechos

tengan el tamaño perfecto
para mis manos.
Amo que tu piel
tan suave
me permita besarte
con ahínco.
Amo que tu ávida boca
exija de la mía
besos más intensos,
pero desconozco
esa intensidad que me pides
pues mi boca no tuvo nunca
mayor dispendio.
Amo que tus manos
busquen en mí
el oscuro lugar del goce
y me agrada que
quien en sus jóvenes años
buscó con feroz constancia
donde recostar su cabeza
llegue, al final de su vida,
a ponerla sobre tu hombro
para mirar en paz
el jardín cotidiano.

Y amo mi gato negro
que me saluda con su miau mañanero
y cuando se enoja
ha aprendido a morder mis manos
con una suavidad inusitada.



Emma Barrandéguy

(de: Últimos poemas;
Poesías completas,
Ed. del Copista,2009)



No hay comentarios: