martes, 23 de marzo de 2010

siempre se viaja a solas



hemos tomado copas frente al Nilo

comido pescado en el Bósforo
y vimos una Traviata en el Este
hemos preguntado por hoteles o rutas en varios idiomas
y entre collares de jazmines frescos pupi de azúcar
o cualquier otra costumbre del lugar
en un momento empezamos el verdadero viaje
hacia ese país en el que no nos conocíamos

he pasado cientos de domingos a solas con tu voz
dibujando tu dedicatoria
hoja perdida en los vaivenes de tu ánimo
nunca logro organizar los días por mí misma

La buena gente sabe dónde está la felicidad
mi padre sabía cuál era la patria de la dase obrera y era feliz
mi portera no tiene deudas y es feliz
mi amiga se enamora con amplitud y es feliz
yo te recupero te olvido rechazo mantengo a la espera
tu perfil me sigue emocionando
y entonces creo que la felicidad no siempre es ajena o de simples
dispuesta a creer que me han amado
incapaz de saber si he amado
-entendámonos, entregada, perdida, sin rescate-
aún quisiera comprender el amor de los hombres
hombres que vuelven o permanecen y repiten su pasión
aún quisiera llegar a saber qué rostro ven en el mío
en ese momento de extrañamiento que llaman pasión



Juana Bignozzi (Argentina, Buenos Aires, 1937)



No hay comentarios: