miércoles, 2 de diciembre de 2009

País de la Sal (*)


Este
es el país de la Sal
el país de la sed

La sed

es un árbol sin párpados
de cornamenta blanca

Y del árbol de la sed

crecen
las varas de los rabdomantes

varas enhiestas
que despiertan manantiales
cuando piafan.

Este
es el país de la Sal

el comienzo
del comienzo de todas las aguas.


Oficio de la mañana

Este día

lo llamas nuevo
pero tiene
toda la edad del sol sobre la tierra:

la luz que vuelve
anciana
balbucea las formas
anda en círculos
toca otra vez las piedras antañosas.


Si algo amanece
no es el tiempo

es el ansia de los pájaros,
es tu deseo
de una fuente
gemela de tu corazón:

una fuente
que rompa
la rutina del descender

un salto tiempo arriba,
cierto
comienzo.


Corralón de inmateriales

Con qué se construye
sino
con maderas que cuentan historias superpuestas
de años de lluvia y años de sequía
y leyendas de noches en el bosque
llenas de ojos de búhos

y
con qué se construye sino
con ladrillos amasados
con el polvo de todos los muertos de todas las edades del mundo

y con hierro de rieles veteranos
que hombrearon un país
y ni lo mentan;

y con la visión de la pura escuadra
que el carpintero chilote
heredó de Imhotep.

... pero en verdad con qué
se empieza a construir
sino
con la nostalgia de la casa que viene

sino
con la nostalgia del faltante.



Ramón Minieri


(Gentileza de Germán Arens)



Ramón Minieri. Poeta y ensayista argentino; vive en Río Colorado (provincia de Río Negro, Patagonia, Argentina). He publicado algunos libros de poesía: Fábulas de Mutación (1988), Libro del Otro Reino (1982), Libro de los Últimos Días (1991), País de la Sal (2006), y Las Piedras, el Agua (2008). También ha publicado ensayos sobre temas históricos: Angela Carranza, sin culpa y sin cargo (Todo es Historia, 2003); Ese Ajeno Sur (historia de un dominio inglés de un millón de hectáreas en la Patagonia, Viedma, Fondo Editorial Rionegrino, 2006) y otros relacionados con los olvidos construidos en la historia argentina. Realizó trabajos de historia oral con pobladores de las sierras y vecinos de la ciudad de Córdoba. Actualmente está escribiendo poesías y estudiando temas relacionados con los mitos y los símbolos en la historia.



(*) País de la sal, libro de poemas escrito por Minieri entre 1995 Y 1999, en Viedma, la línea sur de Río Negro, Río Colorado y el sureste pampeano. Reelaborado para su publicación entre 2005 y 2006.
También es el nombre de su blog, donde el lector puede encontrar más poemas.


2 comentarios:

bea dijo...

La metáfora es creación de mundo.
Nada queda igual en el alma después de asistir a esa creación. Antes NO ESTABA, no existía ese "árbol sin párpados de cornamenta blanca". Tampoco es posible dibujarlo, es una pura construcción de palabras, lo "vemos" porque está dicho, es VERBO.
Este es un gran poeta. Corralón de inmateriales!!!!!!
gracias Marcelo
cariños
bea

Marcelo dijo...

Gracias, Beatriz.
Un beso.