lunes, 7 de diciembre de 2009

SIN ANDARIVEL


los ojos de un niño ven lo que yo ya no veo
el universo nace para él
límpido, transparente
y su fe toda
habita
un tirante globo rojo
a punto de estallido.


generalmente no hay sol en mi living a las 6 de la tarde
pero en noviembre,
alrededor de esa hora, apenas antes,
sucede un milagro que ilumina
la cortina de gasa justo en el centro.
un pequeño triángulo que casi roza el techo
y, a su vez, refleja en la pared del este
con tenue movimiento de sombras ondulantes.
los sillones se aquietan,
suspira el cristal de la mesa ratona
sobre la clara esterilla que se estiiira...
y la luz parte
hasta el año que viene
hasta ese puñado escogido
de despejados días
en noviembre

(Dos poemas, de: Sin andarivel,
Ed. del copista, 2009)
Graciela Perosio (Argentina, Buenos Aires, 1950) 




No hay comentarios: