lunes, 30 de marzo de 2009

Dónde está la felicidad?



Dónde está la felicidad?

En ese signo
que nos invita a una comunión divina,
comunión con la esencia, hasta resplandecer
trasmutados y libres del espacio; ¡Contempla
la clara religión del cielo! Envuelve
en tu dedo ese pétalo de rosa
y pásalo, suave, por tus labios;
calla cuando el aéreo impulso
del beso de la música penetra el viento libre
y con un toque desata por simpatía
la eólica magia de sus luminosos flancos;
entonces viejos cantos despiertan en las tumbas nubosas,
antiguos sones suspiran sobre el sepulcro del padre;
fantasmas de melodiosas profecías deliran
en torno a los lugares hollados por el pie de Apolo...


¿Sentimos cosas tales? En ese instante penetramos
en una suerte de unidad *, y nuestra condición
semeja la de un espíritu flotante. Pero hay
intrincamientos más ricos, sortilegios
aun más destructores del yo, que llevan poco a poco
a la más alta intensidad: su corona
está hecha de amor y de amistad, y reposa alta
en la frente de la humanidad...
(...)
...y eso es amor: su influjo
entrando por los ojos, engendra un nuevo sentido
que nos sobresalta y agita; hasta que al fin,
fundidos en su resplandor, nos mezclamos,
enlazamos y convertimos en parte de él...


* unidad, unicidad, identidad en el tiempo, identificación.
(Endimión I,vv.770-790;
795-802; 807-811)

John Keats (Inglaterra, Londres, 1795-Italia, Roma, 1821)


(Traducción de Julio Cortázar,
en Imagen de John Keats
-1951/2-)
Whereing lies happiness? In that which becks
Our ready minds to fellowship divine,
A fellowship with essence: till we shine,
Full alchemiz'd, and free of space. Behold
The clear religion of heaven! Fold
A rose leaf round thy fingers taperness,
And soothe thy lips: hist, when the airy stress
Of music's kiss impregnates the free winds,
And with a sympathetic touch unbinds
A eolian magic from their lucid wombs;
Then old songs waken from enclouded tombs;
Old dittiess sigh above their father's grave;
Ghosts of melodius prophecyings rave
Round every spot where trod Apollo's feet...
[...]
Feel we these things? —that moment have -we stept
Into a sort of oneness, and our state
Is like a floating spirit's. But there are
Richer entanglements, enthralments far
More self-destroying, leading, by degrees,
To the chiief intensity; the crown of these
Is made of love and friendship, and sits high
Upon the forehead of humanity...

... and tbat is love: its influence,
Thrown in our eyes, genders a novel sense,
At which we start and fret; till in the end,
Melting into its radiance, we blend,
Mingle, and so became a part of it...


IMAGEN DE JOHN KEATS

Inclínate al espacio de la noche
donde tiemblan los restos de la rosa;
(¿oyes nacer por las enredaderas
una conversación de telarañas?

Qué sabrás tú de nuestro herido tiempo,
su solo césped el de los sepulcros.
¿Quedará alguna cosa que ofrecerte
sin sal y musgo y rotos capiteles?

¡Oh de un vino sin borra, de una estrella
para tu mano abierta e insaciable!
La soledad, muchacho boca arriba,
la soledad que juega con tu pelo.

Algo queda, la sed de los duraznos
se mece al sol con cínifes de plata;
en los parques del cielo andan las corzas
y hay una nube junto al viejo puente.

Algo queda, John Keats, sangrada boca
puesta como una flor en las columnas.
Inclínate al espacio de la noche
donde calladas cosas te recuerdan.


Julio Cortázar (Bruselas,1914- París, 1984)

No hay comentarios: